Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama hace concesiones a los republicanos en su presupuesto

Las nuevas cuentas, que se presentan el 10 de abril, incluyen recortes en gasto social y una subida de impuestos menor, para lograr un pacto estable sobre el déficit

El presidente de EE UU, Barack Obama.
El presidente de EE UU, Barack Obama. EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha decidido hacer concesiones en su presupuesto para 2014 para tratar de arrancar el apoyo del Partido Republicano y lograr un acuerdo nacional para la reducción del déficit a largo plazo. La nueva propuesta, que se presentará en el Congreso el próximo 10 de abril y de la que la Casa Blanca ha dado un avance este viernes, incluye recortes en el gasto destinado a la Seguridad Social y a Medicare, el programa de cobertura sanitaria para los mayores de 65 años, y prevé un incremento de impuestos menor que los formulados en el pasado.

Con su propuesta presupuestaria, la Administración Obama pretende recaudar 9.000 millones de dólares, a partir de nuevos impuestos, reducir el déficit en 1,8 billones de dólares en los próximos 10 años y sustituir el paquete de recortes drásticos del gasto público, conocido como secuestro, que entró en vigor el pasado 1 de marzo y que ya ha obligado a varios Departamentos estadounidense a ajustar sus propias partidas. La Casa Blanca ha denominado al plan del presidente “un paquete coherente que refleja el tipo de compromiso al que todos deberíamos llegar”.

La Administración Obama pretende recaudar 9.000 millones de dólares, a partir de nuevos impuestos, reducir el déficit en 1,8 billones de dólares en los próximos 10 años y sustituir el paquete de recortes drásticos del gasto público, conocido como secuestro

Las nuevas cuentas de Obama prevén reducir el actual incremento proporcional al aumento del coste de los precios que perciben los beneficiarios de la Seguridad Social y recortar la inversión destinada a Medicare, disminuyendo para ello el desembolso público destinado a hospitales, compañías farmacéuticas y otros proveedores sanitarios. La medida se considera un guiño hacia los republicanos, que vienen exigiendo a la Administración un acuerdo que incluya recortes del gasto y un incremento de los ingresos públicos, pero es una propuesta que disgusta a muchos demócratas, que aseguran que con esos recortes se perjudica a la clase trabajadora, a los ancianos y a los veteranos del ejército con discapacidades.

Pese al esfuerzo por transigir con algunas de las reivindicaciones republicanas en aras de conseguir su apoyo, la Casa Blanca no parece optimista sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo. El líder de la mayoría republicana en la cámara baja, Eric Cantor, y su presidente, John Boehner, ya han advertido de que no aceptarán ninguna propuesta que pase por incrementar los impuestos, tras su claudicación al respecto en Año Nuevo para evitar el abismo fiscal.

Obama tiene previsto reunirse son varios senadores republicanos para cenar horas después de que se presente su presupuesto el próximo martes. Pero la Casa Blanca ya ha advertido de que el presidente no está dispuesto a dar mucho margen de maniobra para negociar sobre las nuevas cuentas presentadas. “Este no es el plan ideal del presidente para reducir el déficit, pero él ha dejado claro que únicamente está dispuesto a negociar en el contexto de esta propuesta que es equilibrada y que está destinada a promover el crecimiento económico”, ha declarado uno de los funcionarios de la Administración.

Las cuentas que presentará Obama el próximo miércoles ante el Congreso incluyen la financiación de dos de sus principales apuestas para su segunda legislatura, el proyecto BRAIN para trazar un mapa de la estructura del cerebro y el plan para mejorar el sistema de educación preescolar. El presidente prevé financiar estos programas, entre otras medidas, con nuevos impuestos sobre el tabaco.

La Casa Blanca asegura que tenía listo el presupuesto en febrero pero que ha decidido retrasar su presentación mientras se producían las fallidas negociaciones para impedir la entrada en vigor del secuestro, que se prolongaron durante todo ese mes.