“México no ha tenido una política de crecimiento en 30 años”

Cuauhtémoc Cárdenas, tres veces candidato presidencial de la izquierda mexicana, cree que se dan las condiciones para una reforma de Pemex

Pie de Foto: Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en su despacho
Pie de Foto: Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en su despachoSAÚL RUIZ

Cuauhtémoc Cárdenas (Ciudad de México, 1934) está convencido de que están dadas todas las condiciones para una reforma de Petróleos Mexicanos (Pemex), una empresa tan ligada a la identidad nacional de este país como al apellido del general Lázaro Cárdenas, su padre. Elegante y sobrio en sus palabras y ademanes, el tres veces candidato presidencial de la izquierda es cauto a la hora de valorar las expectativas que dentro y fuera de México han generado las primeras acciones del presidente Enrique Peña Nieto. Su opinión sobre el nuevo Gobierno del PRI se aplica también a la reforma energética prevista: “Está claro el qué, falta ver los cómos”.

La entrevista con EL PAÍS tiene lugar en su despacho particular, forrado de libros, entre ellos bastantes sobre la guerra civil y el exilio español, y un imponente escritorio que perteneció a su padre –“Él no lo usaba mucho”- . La conversación comienza con Pemex, al cumplirse este lunes el 75º aniversario de la nacionalización del petróleo por el presidente Lázaro Cárdenas y cuando el nuevo Gobierno quiere abrir la petrolera a la inversión privada, lo que exigirá una reforma constitucional.

“Pemex necesita autonomía presupuestaria y de gestión. Un tratamiento fiscal distinto del actual e inversión privada en algunas áreas, pero para ello no es necesario reformar la Constitución”, afirma este ingeniero que desde hace años ha defendido la modernización de la petrolera, que aporta el 35% de los recursos del Estado mexicano. “Su reforma está vinculada a la fiscal. No se trata de que Pemex deje de pagar impuestos sino de que lo haga de otra manera y con otro calendario. Es una de las grandes petroleras que más utilidades genera del mundo pero tiene un problema muy grave de gestión. Ha estado en los últimos 30 años en manos del secretario de Hacienda”. En su opinión, este hecho ha restado inversiones y estímulos económicos a la empresa al haber sido ordeñada durante décadas por los distintos gobiernos para cubrir el presupuesto. “En México no hemos tenido una política de crecimiento en los últimos 30 años”, se lamenta.

¿Le ha sorprendido el arranque de la presidencia de Peña Nieto? “Es aún muy pronto para juzgar, pero sin duda es un Gobierno mucho más activo que el anterior. Hay una coincidencia en que se tienen que hacer cambios y el Pacto por México marca una diferencia. Ahora bien, faltan los cómos. Por ejemplo, en la reforma de las telecomunicaciones, hay que ver cómo sale la ley reglamentaria. A mí me gustaría ver una estrategia de crecimiento a largo plazo, pero hay que esperar”.

“Pemex necesita autonomía presupuestaria y de gestión”

Aunque Cárdenas insiste en que no tiene una bola de cristal, sí cree que México está ante una nueva oportunidad. “Desde los años ochenta el país caminó hacia el desastre. No hubo crecimiento y aumentó la pobreza, el desempleo, la emigración a Estados Unidos y la violencia. Ahora mismo, dos tercios de los 2.500 municipios de México están controlados por la delincuencia organizada. La violencia no se arregla con golpes espectaculares retransmitidos en televisión ni con más violencia. Está relacionada con la desigualdad y la falta de oportunidades”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Líder espiritual de la izquierda mexicana, Cuauhtémoc Cárdenas no oculta su preocupación por el estado actual del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que fundara hace ya más de 20 años. “Quizá falta un PRD más propositivo. Tienen que superar sus problemas internos, acabar con las divisiones y que cada cual asuma su responsabilidad”. Y ¿sobre su participación en el Pacto por México? “Mientras que el PRD no atropelle sus propios principios, estoy a favor”, afirma, aunque reconoce que le habría gustado que su partido hubiera presentado una reforma de telecomunicaciones propia, como él mismo hizo el pasado enero al anunciar la propuesta de reforma energética de los perredistas. En cambio, sí se manifiesta en contra de cualquier alianza electoral del PRD con el Partido Acción Nacional (PAN, conservador) en algunos de los 14 Estados donde habrá elecciones el próximo julio por considerar que “desnaturaliza” al partido.

Desde mediados de los años ochenta, cuando encabezó la corriente democrática que exigía apertura en el PRI, el partido en el que militaba entonces, Cárdenas nunca ha estado ausente del debate nacional. Sin embargo, su nombramiento hace unos meses como encargado de la agenda internacional del Gobierno del DF que dirige Miguel Ángel Mancera fue una sorpresa bien recibida. Sobre el intento de Peña Nieto de recuperar para México el papel que tuvo en la escena internacional en décadas pasadas, concede que el nuevo Gobierno “si parece que se quiere ser más eficaz, pero hay que hacerlo con acciones, no solo con ganas”.

“Dos tercios de los municipios de México están en manos de la delincuencia”

¿Cómo vería su padre al México de hoy? “Su sueño era un México en ascenso, sin violencia, donde se aprovechasen los recursos humanos de este país. Creo que lo vería con mucha preocupación”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS