Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El guardián de las finanzas del Papa

El español Lucio Vallejo es el ‘número dos’ de la economía de la Santa Sede

El miembro del Opus Dei es conocido en León por su habilidad para la especulación inmobiliaria

Lucio Vallejo, en 2011, poco antes de su nombramiento vaticano.
Lucio Vallejo, en 2011, poco antes de su nombramiento vaticano.

No especularás no es un mandamiento, por lo que las finanzas de la Iglesia pueden tener orígenes muy diversos. El número dos de la economía del Vaticano es un español, monseñor Lucio Vallejo, un religioso de 51 años, procedente de Astorga (León), en cuya diócesis ejerció de ecónomo durante 20 años. Miembro del Opus Dei y protagonista de una carrera tan eficaz como discreta, algunos analistas se preguntan si su perfil será del agrado del nuevo papa Francisco, un jesuita. Porque si en algún punto un jesuita tiene poco que ver con un miembro del Opus Dei es en su forma de interpretar el mundo a través de la economía. Y, dado el caso, las operaciones en Bolsa y la especulación (inmobiliaria) han sido dos de los ejes capitales de la gestión de monseñor Vallejo.

 Cuando en el verano de 2001 se supo que algo más de 300.000 euros confiados al ecónomo de Astorga habían caído en Gescartera, alguien pudo pensar que la sólida trayectoria del padre Lucio Vallejo estaba a punto de tocar a su fin. Gescartera era un chiringuito financiero de dudosa honradez que resultó ser el primer escándalo del Gobierno de Aznar. Varias diócesis españolas fueron sorprendidas jugando a la renta variable, con fondos propios o confiados por los feligreses, en un asunto que la Iglesia resolvió sin explicaciones, como viene siendo habitual. Vallejo tampoco se vio obligado a dar alguna respuesta en público.

Diez años después de ese episodio negro en su rampante carrera (fue nombrado ecónomo con 29 años en 1991, el más joven en su momento), Vallejo era reclamado por Roma para ocupar la secretaría de la Prefectura de Asuntos Económicos, que controla los bienes que dependen de la Santa Sede. Por entonces, monseñor presidía una Sicav (Vayomer, ahora Naujirdam), un producto financiero que tributa al 1%, donde gestionaba más de 7 millones de euros en Bolsa, generalmente en empresas españolas.

¿Eran fondos de la Iglesia? ¿Ahorros de feligreses confiados al padre? El actual ecónomo de Astorga, Víctor Manuel Muría Borrajo, sentado ante una mesa pulcra y sin un solo papel, responde muy tajante a la pregunta: “En nuestra diócesis no hay ninguna Sicav en estos momentos”.

El currículo del Vaticano sobre Lucio Vallejo ofrece este dato (su presidencia de la Sicav, que abandona en 2012) así como su pertenencia al Consejo de Administración de la Mutualidad del Clero español, la mutua de los sacerdotes, algún cargo de administrador de colegios diocesanos y el puesto de ecónomo de Astorga. Pero nada más. Es poco equipaje para ascender a Roma y encargarse de sus finanzas: una licenciatura en Teología, unos cursos inacabados de Derecho por la Universidad a Distancia, una actividad como profesor, consultor religioso en colegios y párroco en 13 pueblos limítrofes de Astorga. De su labor pastoral no hay documentación que pueda aportar el servicio de prensa del Obispado: monseñor no tiene obra escrita sobre asuntos entre el cielo y la tierra. Además de su pertenencia al Opus Dei, no hay más indicios sobre sus cualidades para gestionar una economía del tamaño del Vaticano (con un presupuesto de 750 millones entre Santa Sede, Curia y obras misionales).

Fue el ecónomo más joven de la Iglesia española. Entre sus inversiones en Astorga estaba Gescartera

¿Cuál ha sido el mérito que ha conducido a Vallejo a Roma? Si nos atenemos al testimonio popular, muchos son los elogios y muchos los silencios en Astorga y alrededores sobre su buen juicio para los asuntos del dinero, pero no hay detalles al respecto. Entre sus admiradores se encuentran hasta los gestores municipales socialistas, que profesan respeto y admiración por el ecónomo. Vallejo es un sacerdote de buena planta (casi 1,80), bien parecido, agradable en el trato y con las dosis suficientes de seducción para conseguir sus propósitos.

A Vallejo se le atribuye, por encima del propio obispo, la modernización de la diócesis, una de las más grandes de España (ocupa parte de León, Zamora y Ourense) con sus 960 parroquias y cerca de 250 sacerdotes para realizar tareas pastorales y más de 1.500 lugares de culto. Gracias a su impulso, hay un ordenador en cada despacho del Obispado (remozado hace unos años) y museos (el Palacio de Gaudí) que se gestionan con criterios de empresa. Su carisma y sus modales de hombre de este tiempo (usa tableta y teléfono inteligente) han sido ampliamente divulgados, pero no otros detalles de su conducta. Como cuando mostraba un bello retablo a unas visitas y manifestaba: “Está hecho para rezar frente a él, no frente a las cuatro viejas de costumbre”.

No demasiada gente conocía sus gustos refinados. Así que sorprendió en la comarca algún detalle de monseñor difundido en sendos artículos publicados por el Diario de León (“un bróker con sotana” y “galáctico monseñor”). No eran los habituales textos de un periódico local, generalmente conservador y cuidadoso con las cosas de la Iglesia. A través de este diario se conoció que era el propietario de una vivienda de diseño en Celada de la Vega, merecedora del Premio de Arquitectura de Castilla y León en 2007. Conocida como Casa de Descanso había costado apenas 41.480 euros. “El encargo lo hizo un cliente especial”, comentaba en una revista la autora, la arquitecta Virginia González Rebollo, “que llegó con un libro debajo del brazo, un libro de Le Corbusier donde aparece una casa en el lago de Ginebra, que él mismo realizó para sus padres”. Ese cliente especial era monseñor.

La Casa de Descanso de Celada de la Vega (León).
La Casa de Descanso de Celada de la Vega (León).

En otros puntos de la comarca se interpretó la casa de descanso como un ejemplo significativo de los equilibrios de Vallejo con los principales constructores de la región. No pasó desapercibido que la vivienda fuera diseñada por la hija de Victoriano González, propietario de la constructora La Cepedana y expresidente de Caja España, además de socio de José Luis Ulibarri, otro constructor, propietario del Diario de León. La habilidad de monseñor Vallejo para repartir obras ha sido manifiesta (alguna de ellas de gran calado, como la imponente iglesia del Buen Pastor, en Ponferrada, que costó 2,5 millones de euros). Basta conocer el balance de la diócesis de Astorga para advertir que, probablemente, sea la primera empresa de la comarca. En 2011, el Obispado tuvo unos gastos de 7.656.000 euros, de los cuales casi la mitad (3,5 millones) se destinaron a obras en templos y centros de atención pastoral, una partida muy superior a la de “sustentación del clero” (2,2 millones).

Vallejo supo mover ese presupuesto, pero fue eficaz para el Obispado en otro punto: contrató una aparejadora y montó un eficaz servicio que fue poniendo a nombre del Obispado todas cuantas ermitas, casas del cura, fincas y un sinfín de bienes inmuebles sin escriturar abundaban por la extensa geografía de la diócesis. Algún testigo habla de 300 carpetas. Esa labor de patrimonialización permitió algunas jugosas operaciones urbanísticas, al vender las casas del cura o sus terrenos para edificar viviendas a pesar de la oposición de los vecinos afectados. Por ejemplo, en San Andrés de Montejo, donde no se olvidan de él.

Sus parroquianos, sin embargo, le adoran, porque a sus pueblos no les falta de nada. Sirva como ejemplo la restauración de la iglesia de San Juan Bautista, en Magaz de Cepeda, gracias a 125.000 euros invertidos en una población de 400 habitantes.

La sabiduría para dar y recibir (por ejemplo, unos espaciosos estudios que regaló a la Cope en Ponferrada en un edificio anexo a una iglesia) ha sido la clave de su gestión como ecónomo. La burbuja inmobiliaria hizo el resto y elevó, de alguna manera, a monseñor a las alturas.