Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tropas francesas toman Gao

Soldados de élite y fuerzas malienses reconquistan el bastión yihadista de Gao.

París asegura que dará el relevo a las fuerzas panafricanas.

Una imagen de 2012 del aeropuerto de Gao.
Una imagen de 2012 del aeropuerto de Gao. AFP

Tropas francesas y malienses reconquistaron este sábado el bastión islamista de Gao, una de las tres principales ciudades del norte de Malí (junto a Tombuctú y Kidal), que se encuentra en poder de grupos yihadistas rebeldes desde hace un año. Las fuerzas especiales galas habían tomado sin oposición antes un estratégico puente sobre el río Níger y el aeropuerto, situado a seis kilómetros de esa población de 85.000 habitantes, y según el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, los terroristas "sufrieron la destrucción de numerosos medios móviles y bases logísticas".

Las autoridades malienses informaron de que los combates en Gao habían estallado, y el Estado Mayor francés informó de que los islamistas "se habían refugiado en algunas zonas urbanas y lanzaban acciones de acoso abriendo fuego esporádicamente contra posiciones" francesas.

“Contingentes africanos formados por militares de Níger y Chad se dirigen a la zona para dar el relevo a las fuerzas que han conquistado Gao”, precisó un comunicado del Ministerio de Defensa francés.

Las tropas francesas toman Gao

Estas tropas, 1.500 soldados chadianos y 500 nigerinos deben llegar hasta la ciudad a través de la frontera con Níger. Fuentes oficiales nigerinas dijeron que estos militares, que según testigos van "fuertemente armados", dejaron el sábado el campamento de Ouallan, al norte de Níger, para avanzar hacia la frontera, situada a un centenar de kilómetros de Gao.Según fuentes malienses, la mayor parte de los combatientes islamistas de Gao han dejado la ciudad en los últimos días, dirigiéndose al extremo noreste del país para escapar a los bombardeos aéreos franceses. Distintos testigos presenciales informan a las agencias de prensa que los islamistas abandonan "a toda prisa" las localidades atacadas por la aviación francesa.

El jueves, cazas franceses bombardearon convoyes de islamistas cerca de Ansongo, junto a la carretera que bordea el río Níger, y los rebeldes dinamitaron un puente para tratar de impedir el avance de las compañías de Chad y Níger.

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, que este sábado se encontraba en Santiago de Chile para asistir a la cumbre entre la UE y Latinoamérica, anunció a la comunidad francesa de Chile que las tropas galas y malienses habían rodeado Gao "y pronto estarán en Tombuctú". Le Drian precisó que en este momento hay 3.700 militares franceses implicados en la operación Serval (Guepardo), y que 2.500 soldados están ya sobre el terreno en Malí.

Mientras tanto, en París, el intelectual Tzvetan Todorov abandonaba el coro de adhesiones y declaraba que la intervención francesa "solo será legítima si acaba la próxima semana". Ayrault recordó que Francia "no tiene intención de quedarse en Malí" y subrayó que el objetivo es que la fuerza multinacional africana, "que está en preparación, pueda tomar el relevo [de las tropas francesas], y que Malí emprenda un proceso de estabilización política".

Gao, Tombuctú y Kidal son las tres ciudades más importantes del norte de Malí, un inmenso espacio controlado hasta ahora por la alianza de rebeldes Tuareg y yihadistas reunida en torno a Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI). Gao era un feudo del MUJAO, el Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental. Este grupo anunció este sábado que estaba listo para negociar con Francia la liberación de un rehén francés que secuestró hace dos meses.

La estrategia de la reconquista franco-maliense avanza según lo previsto y sigue siempre el mismo patrón. Diez cazas Rafale y Mirage 2000 estacionados en Bamako y Yamena atacan de forma insistente las bases de retaguardia de los islamistas (puestos de mando, depósitos de munición y carburante), y las fuerzas especiales desplegadas sobre el terreno van liberando una ciudad tras otra, a menudo sin necesidad de entrar en combate directo.

Hasta ahora, en dos semanas de conflicto abierto, Francia solo ha registrado una víctima entre sus filas, un piloto de helicóptero que fue derribado por los islamistas el primer día de la Operación Serval (Guepardo), y de momento no ha informado de ningún herido.

París ha decidido enviar más tropas de tierra y material estos días, con lo que el despliegue superará pronto los 3.000 efectivos. Un Hércules español partió ayer hacia Senegal desde la base de Zaragoza con 30 soldados a bordo; los militares españoles ayudarán a trasladar a las tropas africanas de la Misión Internacional de Apoyo a Malí (MISMA) desde la base de Dakar hasta Bamako.