Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y España dan largas a la petición de apoyo a la intervención francesa

Morenés se remite a la cita de este jueves de los ministros de Exteriores de la UE

El ministro de Defensa español, Pedro Morenés, y su homólogo norteamericano, Leon Panetta.
El ministro de Defensa español, Pedro Morenés, y su homólogo norteamericano, Leon Panetta. EFE

Muchas buenas palabras y escasos compromisos prácticos. El secretario de Defensa de EE UU, Leon Panetta, ha felicitado a Francia por su intervención en Malí y ha asegurado que su país hará “todo lo que pueda” para ayudarla, mientras que su homólogo español, Pedro Morenés, ha reiterado la “importancia capital” que la crisis en el país africano tiene para la seguridad de España. Ambos han aludido, sin embargo, concretar cómo apoyarán a París, que desde el viernes combate en solitario la ofensiva de las fuerzas salafistas.

En su comparecencia ante la prensa, Panetta ha asegurado que Washington sigue analizando las peticiones de Francia en materia de inteligencia, transporte y apoyo logístico, mientras que Morenés se ha remitido a la reunión que este jueves celebrarán en Bruselas los ministros de Asuntos Exteriores de la UE.

Morenés ha revelado que tanto el viernes como el lunes por la tarde habló con el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, y que España ha autorizado el sobrevuelo de los aviones franceses con rumbo a Malí, aunque solo sobre el mar y no sobre suelo español, la única petición concreta que hasta ahora se le ha hecho, aseguró.

Preguntado por el posible envío de aviones de transporte para facilitar el despliegue de las tropas francesas y africanas, Morenés ha respondido que el jueves se analizarán “cuáles son las capacidades” requeridas y qué se puede aportar. En todo caso, ha subrayado, España actuará en el marco de la operación EUTM Malí, que deberá “adaptarse” a la nueva situación sobre el terreno. Esta operación, cuya puesta en marcha va a acelerarse, estaba inicialmente limitada a la formación del Ejército maliense mediante el envío de unos 250 instuctores —más una fuerza de protección de otros 200— de los que España pondría hasta 50.

Panetta —que llegó a Madrid en una gira de despedida que inició en Lisboa y le llevará también a Roma y Londres— no ha querido pronunciarse sobre si la intervención francesa está cumpliendo sus objetivos, aunque ha subrayado la necesidad de impedir que Malí se convierta en una base de Al Qaeda. Morenés ha añadido que, según le dijo su homólogo francés, se trata de frenar el avance de los grupos yihadistas y estabilizar la situación para que la misión europea pueda desplegarse.

La intervención francesa ha cogido por sorpresa a sus aliados. Pese a ello, Bélgica, Dinamarca Reino Unido y Canadá han anunciado que contribuirán con aviones de transporte.