Los republicanos se quejan de falta de datos en la investigación sobre Bengasi

En la jornada previa a la comparecencia de Petraeus, declararon el actual director de la CIA y los números dos del FBI y del Departamento de Estado, entre otros altos cargos

James Clapper, el director Nacional de Inteligencia, a su llegada al comité nacional de Inteligencia del Senado.
James Clapper, el director Nacional de Inteligencia, a su llegada al comité nacional de Inteligencia del Senado.MICHAEL REYNOLDS (EFE)

Desde que han comenzado las vistas en los diferentes comités del Congreso de Estados Unidos para esclarecer el ataque terrorista del pasado 11 de septiembre al consulado de Bengasi, Libia, en el que murieron el embajador en ese país y otros tres ciudadanos estadounidenses, varios dirigentes republicanos han criticado duramente al Gobierno por su falta de transparencia sobre las circunstancias que rodearon el asalto a la sede diplomática de la ciudad africana. El mismo día en el que comparecían a puerta cerrada los cargos de más alto nivel de los diferentes organizaciones de inteligencia y seguridad del país, varios congresistas conservadores han acusado al presidente Barack Obama de mentir y a la Casa Blanca de ocultar información sobre lo sucedido, mientras sus colegas demócratas les recriminaban por hacer un uso político del atentado a la Embajada.

“Lo que está claro es que esta Administración, el presidente incluido, ha desinformado de manera intencionada, es decir, ha mentido, al pueblo americano tras el atentado”, declaró el congresista republicano Dana Rohrabacher, en su primera intervención de la sesión del miércoles ante el comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, del que forma parte y que investiga lo ocurrido en Libia. Las palabras de Rohrabacher han desewncadenado una sucesión de reacciones y contraataques por parte de los miembros demócratas de ese comité que han tidado sus declaraciones de “injustas” e “hipócritas”.

Mientras los miembros del comité de Asuntos Exteriores se intercambiaban acusaciones, por las comisiones de Inteligencia de la Cámara de Representantes y del Senado pasaron a declarar Mike Morell, el actual director de la CIA tras la dimisión el pasado viernes del general David Petraeus por una relación extramatrimonial; James Clapper, el director Nacional de Inteligencia, Sean Joyce, el subdirector del FBI, Pat Kennedy, subsecretario del Departamento de Estado, y Matthew Olsen, el director del Centro Nacional Atiterrorista de EE UU.

La comparecencia de los pesos pesados de las agencias de inteligencia y seguridad nacional ha tenido lugar a puerta cerrada y precede a la que el viernes a primera hora protagonizará Petraeus ante esos mismos comités. Allí únicamente se le preguntará por la actuación de la CIA durante las semanas previas y posteriores al ataque al consulado en Bengasi. Los congresistas quieren aclarar con qué información contaba la CIA y el Gobierno. El general no responderá a ninguna cuestión relacionada con la relación extramatrimonial con su biógrafa o el posible riesgo que su aventura pudo haber supuesto para la seguridad nacional. Este mismo miércoles la agencia que él dirigió desde abril de 2011 ha anunciado que ha abierto una investigación sobre “la conducta” de Petraeus.

La todavía secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha anunciado que también declarará sobre el atentado en Libia ante el comité de Asuntos Exteriores el próximo mes. La que se baraja como su posible sucesora al frente de la diplomacia de Estados Unidos, la actual embajadora del país en Naciones Unidas, Susan Rice, ha polarizado esta semana las críticas de varios políticos republicanos a cuenta de su reacción tras el ataque al consulado de Bengasi. Rice aseguró que la agresión se debió a un ataque espontáneo motivado por la ira desatada por un vídeo que se mofaba de Mahoma.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El miércoles, el senador John McCain, uno de los más críticos con la gestión de la Administración Obama del atentado del 11 de septiembre, aseguró que bloquearía el nombramiento de Rice como secretaria de Estado, una amenaza a la que el presidente de EE UU respondió durante su rueda de prensa asegurando que si los republicanos querían atacar a alguien por lo sucedido en Libia, “debían dirigirse a él”. McCain y otros senadores republicanos han propuesto la creación de un comité especial del Congreso estadounidense, al estilo del que investigó en 1973 el escándalo Watergate, para investigar el ataque. Este jueves, Rohrabacher y otros compañeros republicanos además de reclamar mayor información sobre el atentado, también censuraron el comportamiento de Rice.

Sobre la firma

Eva Saiz

Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS