Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey se ha movilizado para intentar garantizar el éxito del cónclave

La presencia de una veintena de jefes de Estado y de Gobierno no se explica sin el protagonismo de la Familia Real española

El rey Juan Carlos con el presidente de República Dominicana, Danilo Medina.
El rey Juan Carlos con el presidente de República Dominicana, Danilo Medina. AFP

“Cádiz es la cumbre del Rey, aunque también sea la del estreno de Rajoy”. La presencia de una veintena de jefes de Estado y de Gobierno no se explica sin el protagonismo de la Familia Real española, según reconocen fuentes diplomáticas. Don Juan Carlos es el único mandatario que ha asistido a las 22 cumbres iberoamericanas, desde Guadalajara (México) en 1991; y esta será, con toda probabilidad, la última vez que ejerza como anfitrión; no solo porque España ha albergado una cumbre cada década —Madrid (1992), Salamanca (2005) y Cádiz (2012)— , sino porque estos encuentros pasarán a ser bienales a partir de 2013.

La elección de Cádiz tiene un alto contenido simbólico: esta ciudad fue hace 200 años punto de encuentro de los ilustrados de los dos hemisferios antes de que la reacción absolutista y las independencias iberoamericanas se llevasen por delante la Constitución liberal y el imperio español.

Más allá de conmemoraciones históricas, el Rey se ha empleado a fondo para evitar que se repitiera en Cádiz el fiasco de la cumbre de 2011 en Asunción (Paraguay): su viaje a Brasil y Chile, en junio pasado, fue decisivo para asegurar la presencia de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, minimizando otras previsibles ausencias. El resto de la Familia Real también hizo su parte: los Príncipes estuvieron el mes pasado en Panamá y Ecuador y la Reina en Bolivia.

La baja, a última hora, del presidente uruguayo, José Mújica, de 77 años, por motivos de salud, ha elevado a seis la lista de faltas: junto a Cristina Fernández (Argentina), Hugo Chávez (Venezuela), Otto Pérez Molina (Guatemala) y Federico Franco (Paraguay), aunque la inasistencia de este último haya sido inducida, para evitar el boicot de sus vecinos. Con todo, los organizadores se dan por satisfechos: a los 18 jefes de Estado o de Gobierno iberoamericanos se suman, como invitados, el presidente haitiano, Michel Martelly, y el primer ministro marroquí Abdelila Benkirán.

El papel del Rey no será solo protocolario. Antes de viajar a Cádiz, recibió en Madrid al presidente dominicano, Danilo Medina, y esta mañana se reunirá con los presidentes de Colombia, José Manuel Santos, y Ecuador, Rafael Correa. Don Juan Carlos almorzará hoy con el presidente mexicano saliente, Felipe Calderón, y mañana desayunará con los mandatarios centroamericanos. Hasta cuatro discursos pronunciará durante la cumbre. Como novedad, el Príncipe le acompañará en el retiro a puerta cerrada donde los mandatarios hablan sin tapujos ni orden del día. Una forma de ir preparando el relevo.