Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS FILTRACIONES DE WIKILEAKS

El soldado Manning quiere pactar para evitar la cadena perpetua

El militar acusado de filtrar los documentos a Wikileaks se declararía culpable de delitos menores para evitar la cadena perpetua

Bradley Manning, en una audiencia el pasado 15 de marzo.
Bradley Manning, en una audiencia el pasado 15 de marzo. AFP

El soldado Bradley Manning, acusado de filtrar documentos secretos del gobierno de Estados Unidos al portal de revelación de secretos Wikileaks, le ha notificado a la juez militar que instruye su causa, la coronel Denise Lind, que se declarará culpable de algunos de los cargos presentados contra él, con el objetivo expreso de evitar la cadena perpetua, según ha comunicado su abogado, el letrado civil David Coombs.

De ser así, el consejo de guerra, que comenzará en 2013, aun seguirá adelante, dado que Manning no se declararía culpable de todos los cargos. El más grave al que se enfrenta, y que podría haberse penado con la ejecución, es el de alta traición o asistencia al enemigo. Los fiscales del Pentágono decidieron, finalmente, pedir la perpetua en lugar de la pena máxima.

Manning lleva 898 días en detención previa a juicio. Fue arrestado en Irak, después de confesar al hacker Adrian Lamo que había enviado documentos clasificados a Julian Assange, fundador de Wikileaks. Lamo le delató. Manning pasó varios meses en régimen de aislamiento en Kuwait y en Virginia, de regreso a EE UU. En abril de 2011 fue trasladado a Fort Leavenworth, una base en Kansas.

“Para clarificar, el soldado raso Manning no se declara culpable de los cargos tal y como los presenta el enemigo”, dijo su abogado en una explicación publicada en su página web. “En lugar de eso, el soldado raso Manning intenta aceptar su responsabilidad respecto a varios delitos que estos contienen, o que son una subparte de esos cargos. La juez decidirá si es una petición aceptable”.

La estrategia de Coombs y su cliente es que Manning se declare culpable de sustraer y filtrar los cables -algo de lo que el Pentágono tiene amplias pruebas- pero no de asistir al enemigo. De ese modo, el juicio gravitaría en torno a la idea de si las filtraciones de Wikileaks asistieron a Al Qaeda y provocaron muertes, tal y como han defendido los fiscales y diversos líderes del Pentágono.

Las vistas orales previas comenzaron hace un año. En ellas, el Pentágono dijo que tenía pruebas suficientes para incriminar a Manning. Añadió, además, que los cables de Wikileaks estaban en manos de Al Qaeda y que ello suponía un riesgo para la seguridad nacional. El letrado Coombs se limitó a alegar que su cliente sufría un trastorno psicológico y que debería haber sido apartado de sus funciones antes de que se produjeran las filtraciones a Wikileaks.

Más información