Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE prepara una misión militar para formar al Ejército de Malí

Bamako pide una intervención “urgente” para recuperar el norte del país

Un grupo de milicianos muestran sus apuntes de estudios coránicos en Douentza (Malí).
Un grupo de milicianos muestran sus apuntes de estudios coránicos en Douentza (Malí). AP

El presidente provisional de Mali, Dioncounda Traoré, reclamó “urgencia” en la intervención armada internacional para liberar el norte del país, ocupado por grupos armados islamistas, en lo que será una operación multinacional tutelada por África con participación de la Unión Europea para formar y reorganizar a las precarias fuerzas armadas de Mali. Traoré abría así dramáticamente una reunión internacional en Bamako, la capital del país, para acelerar tal intervención. “No podemos perder un segundo, estamos en una carrera contra el reloj”, enfatizó un presidente, que agradeció el apoyo a la creación de una fuerza militar compuesta por países de África occidental englobados en la Comunidad Económica de África Occidental (CEDEAO) y avalada por la ONU.

Entre tambores de guerra y negociaciones, Traoré reclamó esa acción inmediata en una cita en la que la surafricana Nkosazana Dlamini-Zuma, se estrenaba como nueva presidenta de la Comisión de la Unión Africana (UA). Traoré agradeció la ayuda de la UA; del presidente francés, François Hollande, y del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y se refirió especialmente a Hollande, impulsor de la intervención extranjera aceptada en el Consejo Europeo concluido en Bruselas, como antes hizo ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Traoré destacó que Hollande ha tomado postura “sin ambigüedad, a pesar del odioso chantaje de los terroristas”.

En Bruselas, los líderes de la UE expresaron su profunda preocupación por la crisis política, humanitaria y de seguridad que se da en Mali, una situación que “planeta una amenaza inmediata para la región del Sahel, el África occidental y septentrional y Europa”, según las conclusiones del Consejo Europeo, inquieto por la potencial creación de una plataforma terrorista en su vecindad . En respuesta a la petición de Traoré, la UE se propone apoyar, de forma aún por determinar, a la fuerza multinacional africana y preparará una operación castrense para “reorganizar y formar a las fuerzas militares de Mali”. La UE también promete reanudar su cooperación para el desarrollo en cuanto la situación de seguridad lo permita y adoptará sanciones contra personas en caso necesario.

España participará en el despliegue, pero sin fuerzas sobre el terreno

Los detalles de la misión europea están supeditados a la aprobación a finales de noviembre por el Consejo de Seguridad del plan de acción africano. España participará en el despliegue, aunque “sin presencia de tropas sobre el terreno”, según el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

La confirmación de la participación de la UE en esta nueva misión se produjo al tiempo que los Veintisiete reiteraban su política de sanciones sobre el régimen sirio, pese a que en la UE comienza a abrirse paso la tesis de que la estrategia no funciona, y sobre Irán, que lleva años burlando la presión diplomática de la comunidad internacional con motivo de su programa nuclear.

Los Veintisiete reiteran su política de sanciones contra el régimen de Siria

En Bamako, el secretario general adjunto de la ONU, Jan Eliasson anunció que expertos militares de la ONU viajarán al país en los próximos días para coordinar la reconquista del norte. Dlamini-Zuma expresó su “compromiso personal” y su solidaridad con Mali, primer país que visita en su nueva función.

La ex activista contra el apartheid explicó que hace seis meses que dos tercios del país están ocupados por fuerzas de Al-Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), aliadas con los rebeldes tuareg del Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA), y calificó esa presencia como “una amenaza grave para Mali, la región y más allá”. Los islamistas han impuesto la sharia (ley islámica) y llevan semanas perpetrando asesinatos, ejecutando lapidaciones y destruyendo monumentos sagrados que forman parte del Patrimonio de la Humanidad.