Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela expulsa al personal de la Embajada de Paraguay en Caracas

Ambos países retiraron a sus respectivos embajadores el pasado julio

El presidente de Venezuela, Hugo Chavez (izquierda), habla con el canciller Nicolás Maduro.
El presidente de Venezuela, Hugo Chavez (izquierda), habla con el canciller Nicolás Maduro. AP

El personal de la Embajada de Paraguay en Caracas debe abandonar el país antes de este viernes, después de haber sido expulsados el lunes por la Cancillería venezolana, a través de una llamada telefónica. En julio pasado, los Gobiernos del venezolano Hugo Chávez y del paraguayo Federico Franco retiraron a sus embajadores en Asunción y Caracas, respectivamente, cuando ambos países rompieron relaciones a raíz de la crisis política que generó la destitución del presidente paraguayo Fernando Lugo por parte del Congreso.

Para el Ministerio de Exteriores de Venezuela, la retirada de las credenciales y el visado al personal diplomático paraguayo que aún permanecía en el país no es más que un simple trámite. Para la Cancillería de Paraguay, es una sorpresa y una muestra más de cómo Caracas conduce sus relaciones internacionales.

La delegación diplomática paraguaya fue informada de su expulsión este lunes. El cónsul de Paraguay en Caracas, Raúl Silva, ha dicho a la agencia pública de noticias IP que esa noche recibió una llamada de un emisario del Ministerio de Exteriores venezolano para comunicarle que, a partir de ese momento, su personal tenía “72 horas para abandonar el país por decisión unilateral del Gobierno de Venezuela”. No hubo cartas ni otro tipo de comunicaciones, ha dicho este miércoles el canciller paraguayo José Félix Fernández Estigarribia, al dar la noticia desde Asunción. “Tenemos una situación delicada. Todavía no tenemos la comunicación escrita que hemos solicitado como corresponde (...) y, seguramente, después tienen 72 horas [para abandonar el país], que es un plazo muy breve, pero bueno, es la decisión que tomó el Gobierno de Venezuela”, ha dicho Fernández a una emisora de Asunción.

La Cancillería venezolana dio al personal diplomático un plazo de 72 horas para abandonar el país

Horas más tarde, una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela confirmó la expulsión de los diplomáticos paraguayos a la agencia EFE. De acuerdo con su versión, la decisión de retirar las credenciales y los visados al personal paraguayo no fue más que “un mero trámite” y un gesto de “reciprocidad”, después de haber esperado un “tiempo prudencial” después de que ambos Gobiernos decidieran retirar a sus embajadores el pasado mes de julio.

La crisis bilateral comenzó en junio, cuando el Congreso de Paraguay decidió destituir de su cargo al presidente Fernando Lugo, tras acusarlo de mal desempeño de sus funciones y someterlo a un juicio político sumario, que duró poco más de 24 horas. De inmediato, asumió la jefatura del Estado el vicepresidente, Federico Franco y su Gobierno no ha sido reconocido por la mayoría de los países de la región, que, al igual que Venezuela, decidieron retirar a sus embajadores de Asunción y mantener relaciones a nivel de encargados de negocios. Pero en el caso de Venezuela, las diferencias han sido más graves.

En los días siguientes a la destitución de Lugo, el ministro de Exteriores venezolano y actual vicepresidente, Nicolás Maduro, viajó a Paraguay junto a una comisión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y, de acuerdo con el nuevo Gobierno de Asunción, dio una arenga a los militares paraguayos para que se mantuvieran leales a Lugo.

Días más tarde, el 4 de julio, tanto Maduro como el embajador venezolano, José Arrúe, fueron acusados por Paraguay de inmiscuirse en asuntos internos y declarados personas no gratas. El Gobierno venezolano respondió a esta medida con la expulsión del embajador paraguayo en Caracas, Augusto Ocampos, quien volvió de inmediato a su país.

La destitución de Fernando Lugo de la presidencia de Paraguay fue rechazada de forma unánime por los países que integran la Unasur (Venezuela, Argentina, Ecuador, Bolivia, Ecuador, Chile, Uruguay, Brasil, Colombia y Perú) y el Mercado Común del Sur (Mercosur). Paraguay forma parte de ambos organismos, pero los dos han decidido decidieron sancionar al Gobierno de Federico Franco con la suspensión indefinida.