Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere otro detenido en Guantánamo

Se trata del noveno supuesto insurgente que fallece en la prisión de la base ubicada en Cuba

Imagen de la prisión de Guantánamo.
Imagen de la prisión de Guantánamo.

Un detenido en el penal de la base naval de Guantánamo, en Cuba, falleció el pasado fin de semana, según anunció el Pentágono este lunes. Un portavoz del Departamento de Defensa dijo que los guardas encontraron al hombre inconsciente en su celda el sábado por la tarde, y que los médicos no pudieron salvarle la vida. Se trata del noveno detenido que muere en el penal construido para los combatientes detenidos en la llamada guerra contra el terrorismo, procedentes en su gran mayoría de Afganistán. Las fuerzas armadas norteamericanas no han revelado su identidad ni la causa probable de la muerte. Varios de los detenidos fallecidos en esa prisión se suicidaron.

“Durante la realización de los controles rutinarios, los guardas de la Fuerza Conjunta de Guantánamo encontraron al detenido inconsciente. Los guardias realizaron inmediatamente los procedimientos de primeros auxilios y llamaron al personal médico”, dijo el Comando Sur de las fuerzas armadas norteamericanas en un comunicado. “Los médicos le trataron de urgencia y le transportaron rápidamente al Hospital Naval de la base de Guantánamo. Después de realizarle diversos procedimientos de reanimación, el detenido fue declarado muerto por un médico”. El Ejército estadounidense añadió que “los restos del fallecido se están tratando con respeto hacia las tradiciones y la cultura islámicas”.

Una vez se le practique la autopsia, el cadáver será repatriado, aunque el Pentágono no ha dicho a qué país. EE UU mantendrá en secreto su nombre hasta que notifique del fallecimiento a sus familiares. De él sólo se ha revelado que estuvo en huelga de hambre hasta el 1 de junio, y que no se habían presentado cargos en su contra en el marco de los consejos de guerra iniciados ya contra otros detenidos. Se hallaba en régimen disciplinario dentro de Camp 5, la cárcel de máxima seguridad donde las fuerzas armadas de EE UU retienen a supuestos terroristas como los ideólogos de los ataques del 11-S. El Ejército dijo que estaba allí después de haber lanzado a los guardas “fluidos corporales”.

El número oficial de detenidos en la base naval de Guantánamo es ahora de 167. Hay, además, cuatro presos que ya han sido juzgados y condenados. Entre estos últimos están el chófer y el guardaespaldas de Osama Bin Laden. El 80% de los detenidos vive en Camp 6, que es la cárcel de poco riesgo. La mayoría de ellos espera ser transferidos a sus países de origen, cuando EE UU ultime acuerdos diplomáticos con ellos. El campo, abierto hace 10 años por George W. Bush para retener a sospechosos de terrorismo, está en una base alquilada desde hace más de un siglo a Cuba. En su máximo apogeo hubo allí 779 supuestos insurgentes.