Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía retira provisionalmente los cargos sobre los mineros sudafricanos

Los 270 acusados por el asesinato de 34 compañeros por disparos de la policía serán puestos próximamente en libertad

Trabajadores de la mina Lonmin escuchan al político sudafricano Julius Malema el pasado 18 de agosto
Trabajadores de la mina Lonmin escuchan al político sudafricano Julius Malema el pasado 18 de agosto EFE

La Fiscalía sudafricana ha anunciado este mediodía la retirada provisional de los cargos por asesinato sobre los 270 mineros de Lonmin acusados por la muerte de 34 de sus compañeros a manos de la policía. 

El director nacional de la Fiscalía, Nomgcobo Jiba, afirmó en una rueda de prensa celebrada en Pretoria que los cargos de asesinato solo serían presentados una vez que haya avanzado la investigación de los hechos, informó la emisora sudafricana Talk Radio. Jiba reveló, asimismo, que los trabajadores arrestados serán puestos en libertad bajo fianza el próximo jueves, cuando se reanuda la vista sobre el caso.

La inculpación, presentada el pasado día 30, se debe al uso de una ley de la época del régimen racista del apartheid según la cual todas las personas que intervienen en una protesta en la que se producen enfrentamientos con la policía, son responsables penalmente si se produce la muerte de alguno de los agentes o manifestantes.

La noticia de la acusación contra los mineros provocó una ola de indignación tanto por el uso de una ley del apartheid como por la claridad de que los 34 mineros fallecidos en Marikana fueron víctimas de los disparos de la policía en una actuación sobre la que existe una investigación abierta. Jiba defendió, en la rueda de prensa de hoy, la actuación de la Fiscalía por haber sido conforme a la ley.

La matanza de los mineros en Marikana se produjo el pasado día 16 de agosto cuando, durante una de las protestas de los trabajadores de la mina de la empresa Lonmin --en huelga desde el 9 del mismo mes-- la policía disparó a los manifestantes que blandían palos y machetes provocando la matanza de 34 de ellos.