Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno francés anuncia que va a hacer ajustes pero “sin austeridad”

Los homosexuales franceses podrán casarse y adoptar niños en 2013

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, en su discurso de hoy en la Asamblea Nacional
El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, en su discurso de hoy en la Asamblea Nacional REUTERS

En su primer gran discurso político, Jean-Marc Ayrault, primer ministro francés, ha prometido este martes que los socialistas devolverán a “Francia al primer nivel mundial” y ha añadido que lo harán “sin austeridad”, con “transparencia, justicia social y fiscal”, y haciendo reformas estructurales –pero a su estilo: “Francia tiene una dimensión que ningún mercado tendrá nunca en cuenta. Ninguna agencia podrá calificar nunca nuestro sueño, el sueño francés”, ha asegurado Ayrault, que ha desgranado el programa electoral de François Hollande en la Asamblea Nacional durante una sesión tensa y agitada, entre los vítores de la nueva mayoría y los abucheos de los conservadores, y que ha tenido que ser suspendida brevemente para evacuar a un diputado socialista que se sintió enfermo.

El primer ministro ha sometido su primera “declaración de política general” al voto de la Asamblea Nacional y ha obtenido la confianza por una amplia mayoría, aunque los diputados del Frente de Izquierda, que finalmente han formado grupo parlamentario con cinco elegidos en las provincias de ultramar, han decidido abstenerse. El jefe del Gobierno contaba con los 195 votos del grupo de los socialistas y los radicales de Izquierda, más los 18 de los ecologistas, y ha solventado el trámite con 302 votos a favor y 225 en contra –el diputado desalojado no pudo votar-.

Según la auditoría del Tribunal de Cuentas conocida el lunes, Hollande y Ayrault necesitan encontrar entre 7.000 y 10.000 millones de euros este año y 33.000 millones más en 2013 para cuadrar las previsiones de déficit: el 4,5% este año y el 3% el que viene. Ayrault no ha explicado cómo se hará ese ajuste pero sí avanzó el calendario legislativo: en 2012 se aprobará la ley de equilibrio de las finanzas públicas, la reforma fiscal y la de las colectividades locales, y el año siguiente la del gasto militar, educación superior y la ley que concederá el derecho de matrimonio y adopción a las parejas homosexuales.

 Con las estimaciones de crecimiento bajando cada vez más (un 0,4% en 2012 y entre el 1% y el 1,3% para 2013), el primer ministro ha preferido no hablar de rigor ni de recortes, aunque ha admitido que “el peso de la deuda es enorme”, y ha anunciado que habrá ajustes y subidas de impuestos. Ayrault ha garantizado que no se reducirá el número global de funcionarios (aunque se crearán 60.000 nuevos puestos en Educación) y que no subirá el IVA en octubre porque abolirán la reforma que hizo Sarkozy antes de dejar el poder. “Ahora pagarán los que hasta ahora estaban exonerados del esfuerzo colectivo”, ha enfatizado mientras la bancada socialista se ponía en pie para aplaudir.

 El exalcalde de Nantes ha prometido además que intensificará la lucha contra el fraude y la evasión de impuestos, ha criticado a los “patriotas que huyen de Francia para irse a los paraísos fiscales”, ha asegurado que todas las medidas serán tomadas “dialogando con los agentes sociales y los organismos territoriales”, y ha adelantado que propondrá un “pacto por el crecimiento, la competitivad y el empleo”.

 “No soy un enemigo del dinero”, ha afirmado, “pero la finanza será puesta al servicio de la economía real, y las actividades bancarias de depósitos y especulativas serán separadas”.

 Ayrault ha explicado que la diferencia con el Gobierno anterior estará no solo en el estilo sino también en el método: “Ahora habrá calma donde antes había precipitación. La justicia será un elemento de crecimiento y progreso. No confundiremos a los emprendedores con los especuladores. La regeneración llevará tiempo y será difícil. ¡Pero lo vamos a conseguir!”.

Sobre Europa, la ha definido como “una potencia fragmentada”, y ha afirmado que “la elección inicial de generalizar la austeridad” ha aumentado las dudas de muchos ciudadanos en un proyecto europeo que “ya no da la sensación de proteger a los pueblos”. Y ha concluido: “Lo que se hizo por la paz debe hacerse ahora por la prosperidad. Debemos encontrar la audacia de los fundadores”.

 El miércoles, el consejo de ministros aprobará una corrección de los Presupuestos y anunciará las primeras medidas de reducción del gasto y nuevas tasas. Según ha trascendido, habrá subidas de impuestos a las petroleras y los bancos, y se anularán ventajas fiscales a las familias más pudientes y las grandes compañías.

Más información