Bruselas da un balón de oxígeno a Hungría

La Comisión cierra el procedimiento de infracción por la ley que minaba la independencia del Banco Central húngaro, pero llevará al país ante el Tribunal de Luxemburgo por dos reformas La decisión da luz verde al Ejecutivo de Orbán para negociar un crédito con el FMI

La Comisión Europea ha zanjado el conflicto que mantenía desde hace cinco meses con Hungría por la aprobación de una ley que socavaba la independencia del Banco Central húngaro. “Constatamos que la ley húngara va a ser promulgada conforme a las normativas europeas y, por tanto, la Comisión está dispuesta a cerrar el proceso de infracción”, ha dicho hoy el portavoz comunitario Olivier Bailly.

La decisión despeja el camino para que Hungría retome la negociación de un aval de entre 15.000 y 20.000 euros con el FMI y la propia UE, suspendida en diciembre por la desafiante actitud de Budapest al aprobar una ley que minaba la independencia del Banco Central. La UE no solo bloqueó las conversaciones sobre el crédito –que Hungría necesita para amortiguar la presión de los mercados tras la degradación de sus bonos a la calificación de basura-, sino que además pidió que se modificara la ley que daba al Ejecutivo un fuerte control sobre el Banco Central.

Tras un pulso que ha durado meses, en los que el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha comparado a la UE con la URSS y el Imperio Austriaco, Budapest ha cedido, y en una reunión el martes en Bruselas con el presidente de la Comisión, Jose Manuel Durão Barroso, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, le dio garantías de que se adoptarían las medidas necesarias aparte de las enmiendas que ya se han hecho.

Sin embargo, Hungría tiene aún frentes abiertos con la UE, que llevará al país ante el Tribunal de Luxemburgo por dos leyes: la que adelanta la edad de jubilación de los jueces de los 70 años a los 62, y la que cercena la independencia de la autoridad de protección de datos. La Comisión calcula que este año se tendrán que retirar obligatoriamente el 25% de los notarios y el 10% de los jueces sin elección. Algunos críticos ven en esta medida, además, una purga para remplazar a estos jueces por otros afines. Pero la reforma emprendida por el Ejecutivo de Orbán –cuyo partido, Fidesz, controla dos tercios del Parlamento húngaro- del sistema judicial es mucho más amplia, y la comisaria de Justicia e Interior ha pedido más información a Budapest sobre ella.

En el caso de la ley sobre protección de datos, la Comisión ha constatado “varias mejoras” pero, como informa Efe, el despido de la autoridad que debe velar por el organismo antes de que acabe su mandato en 2014 supone una infracción de los tratados comunitarios.

En los últimos dos días, la expectativa de que la UE podía rebajar la presión sobre Hungría ha supuesto un fortalecimiento del florín en un 4% respecto al euro, al tiempo que el interés al que se financia Hungría a 10 años en los mercados internacionales ha descendido del 9% al 8.1%.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS