Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA | BARACK OBAMA

“EE UU es parte del problema con las drogas y debe ser parte de la solución”

El presidente de Estados Unidos reconoce la importancia del voto latino en la próxima elección presidencial

El presidente de EE UU, Barack Obama, en Tampa, última escala antes de su llegada a Cartagena (Colombia). Ampliar foto
El presidente de EE UU, Barack Obama, en Tampa, última escala antes de su llegada a Cartagena (Colombia). AFP

A solo unas horas del inicio de la VI Cumbre de las Américas, que reúne este fin de semana a jefes de Estado y de Gobierno del hemisferio occidental, el presidente de EE UU, Barack Obama, concedió una entrevista al periodista colombiano de W Radio Colombia, Julio Sánchez Cristo, que se ha retransmitido en otras 10 emisoras de PRISA Radio.

El presidente de EE UU, Barack Obama, se convertirá en el primer mandatario estadounidense en pasar una noche en Colombia (sus antecesores habían evitado dormir en el país hasta ahora) y reconoce el avance de la sociedad colombiana que ha conseguido "superar los desafíos" que implica la lucha contra la violencia y el narcotráfico. Sobre este tema, Obama reconoció la responsabilidad que Washington tiene y, añadió, que su país también debe ser "parte de la solución".

Pregunta. ¿Cree que el voto hispano será el que le mantenga en el poder cuatro años más?

Respuesta. Obviamente quiero cada voto, pero no hay duda de que el voto latino en EE UU cada vez es más importante; y eso no es solo por el crecimiento de la población latina no sólo en el sureste, sino a través de todo el país. También porque cada vez más comunidades latinas reconocen la necesidad de participar en el proceso político para promover el interés de la gente joven que trata de ir a la escuela, financiar los pequeños negocios, crear empleo en sus comunidades, y asegurarnos de que leyes como las que ha aprobado Arizona, que discriminan a los latinos, no se extiendan por el resto del país. Creo que veremos una base latina más activa y estoy muy orgulloso de tener una gran historia de trabajo conjunta con los latinos en muchos temas.

P. El voto latino, el crecimiento económico y la reducción del desempleo, ¿puede ser una combinación que le mantendrá en el poder otros cuatro años?

R. Como ya he dicho, ésta será una elección reñida; hay mucha gente que aún se está recuperando de la peor crisis económica que hemos visto en una generación, gente que aún busca trabajo. Mi objetivo de cada día, y estoy trabajando tan duro como puedo, es asegurar que la gente tenga oportunidades, que todos puedan tener éxito. Eso se aprecia en el trabajo que estamos haciendo para promover el empleo y las exportaciones, es una de las razones por las que vamos a Cartagena.

P. Muchos hispanos sienten que usted ha fallado en su promesa de la anterior campaña de aprobar la reforma migratoria. ¿Qué les dirá cuatro años después, que necesita captar su voto?

R. Les diré que he sido totalmente consistente en mi creencia en la reforma migratoria y la he promovido. Una de las cosas que les digo y que tienen que recordar es que el presidente tiene que trabajar con el Congreso. La verdad es que nunca he dudado en mi compromiso de pasar una reforma migratoria; creo firmemente en ello, que podemos ser una nación de leyes y emigrantes y reiteradamente he tratado de pasar esa reforma. Pero el caso es que nadie en el Partido Republicano se ha mostrado dispuesto a cooperar en este asunto. En vez de eso vemos leyes como la de Arizona, diseñadas para dividir a la gente en vez de unirlos y trabajar juntos pero no ha sido posible conseguirlo. Si tenemos una gran participación de la comunidad latina, dejan claro que para ellos esto es importante y eligen a sus miembros del Congreso claramente, podremos conseguir aprobarla en los próximos dos años.

P. Antes de viajar a Cartagena visitará Tampa, ¿qué importancia tiene Florida para estos acuerdos comerciales con Latinoamérica, especialmente Tampa y Miami?

R. Latinoamérica es uno de los mercados exportadores más amplios, es un mercado clave. Estamos aumentando nuestras importaciones de América Latina, ampliamos el cupo. Es un buen asunto para la región y también para Estados Unidos. Latinoamérica es una de las zonas que más crece en el mundo. Enviamos todo tipo de mercancías a la región y por otro lado tenemos países como Brasil que lo está haciendo muy bien y ve a EE UU como un mercado de sus bienes y como un lugar de inversión. En los acuerdos comerciales que hemos firmado con Panamá y Colombia nuestro objetivo es expandir en esa base potente y Colombia es un buen ejemplo de cómo ha modificado sus retos en los últimos años, sobre todo en temas de seguridad. Ahora vemos mejoras en sus leyes de mercado y vemos la economía crecer a buen ritmo, eso es particularmente bueno para Florida, porque allí llega mucho de este comercio. Cuando visitamos Tampa, cuando visitamos ese puerto, vemos que es el lugar donde llegan y salen muchas de las mercancías que salen y se mandan desde Latinoamérica y Estados Unidos.

P. Es decir, ¿está usted de acuerdo con la portada de Time, que tiene a nuestro presidente [Juan Manuel Santos] y que habla del regreso de los colombianos?

R. Creo que es una buena historia. Tengo un gran respeto por Santos como tuve previamente por [el ex presidente colombiano Álvaro] Uribe. Ambos estuvieron dispuestos a tomar decisiones difíciles en temas de seguridad, para acabar con las divisiones entre izquierdas y derecha en ese país, afrontando a los carteles de la droga. Los retos persisten pero es un ejemplo de como la asociación de EE UU y un país como Colombina en temas de seguridad, ciudadanía, democracia y desarrollo económico, puede ser positivo. Y una cosa que hemos reiterado desde que estamos en el poder es que nuestro objetivo respecto a Latinoamérica, América Central y el Caribe es que queremos ser buenos socios, poder trabajar con los países en la base del interés y respeto mutuo. Queremos ver una América Latina vibrante y creciente porque cuanto más rápido crezca, más y mejores oportunidades de negocio tendremos en EEUU”.

P. ¿Por qué Estados Unidos decidió actuar tan rápido en la situación en Libia y ahora tan lentos sobre la situación en Siria?

R. “Son países muy diferentes. En primer lugar, en Libia teníamos el consenso de la Comunidad Internacional y el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución permitiéndonos proteger ciudades y civiles inocentes dentro de Libia; éramos una gran coalición. El tamaño del ejército y la geografía libia nos permitió intervenir minimizando las bajas entre los civiles. En cuanto a Siria, es un país más grande; con una población más densa, divisiones sectarias y sus fuerzas militares están más cohesionadas. Sin el consenso internacional… países como Rusia, China, e Irán han decidido apoyar al régimen en vez de a la población siria. Hay un alto el fuego conseguido por Kofi Annan dentro de Siria, pero hasta ahora el Gobierno solo lo ha aceptado parcialmente. Continuamos con presiones para poder aplicar sanciones y esperamos ver una transición pacífica en Siria, pero los muertos por el propio régimen han sido algo terrible de ver. Tenemos que mantener la presión internacional. A ver si conseguimos un buen acuerdo para la gente de Siria.

P. Usted ha dicho que estará muy feliz en Cartagena hablando de drogas, una guerra que nuestro país está perdiendo, pero que usted no está por a favor de legalizar ni despenalizar ¿cuál es el plan B para solucionar este problema?

R. Creo que Colombia ofrece todo un abanico de lecciones, no es fácil. Incluye un buen estado de la ley, fortalecimiento de las instituciones, no sólo policial sino judicial, fiscal, en el estado de la ley y lucha contra la corrupción. En Estados Unidos tenemos la responsabilidad de reducir la demanda de drogas. Por eso ponemos miles de millones de dólares en salud pública, tratando de incrementar los programas de entrenamiento, prevención y recuperación, educación para reducir la gran demanda porque Estados Unidos es un gran mercado para los traficantes. Tenemos que cooperar para prevenir el tráfico de dinero ilegal de EE UU al sur y eso incluye cooperación regional. Todos estos esfuerzos deben combinarse y Estados Unidos reconocer que tiene responsabilidades. No sólo es un problema de México, Guatemala o Colombia; EE UU es parte del problema y tiene que ser parte de la solución también.