Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uruguay compara el bloqueo de Buenos Aires a Malvinas con el de EE UU a Cuba

El canciller uruguayo dice que el Gobierno no se opondrá a la exportación de productos locales a las islas

Veteranos argentinos de las Malvinas intentaron ocupar un barco, ahora de un armador uruguayo, que participó en la guerra

El canciller uruguayo Luis Almagro, en declaraciones a Radio Universal, aseguró que Uruguay no se opondrá a la exportación que empresarios locales tienen previsto realizar a las islas Malvinas a mediados de abril porque el Gobierno "nunca dijo que había que hacer un bloqueo comercial a la isla”. Afirmó que sería una violación de los derechos humanos de los isleños y “lo mismo que decimos para Cuba, lo decimos en este caso”. El Ejecutivo de José Mujica "nunca dijo que hay que bloquear las islas". La empresa privada es libre de entablar negocios “con quien quieran y puedan”, añadió.

Por otra parte, un grupo de veteranos de la Guerra de las Malvinas quiso ocupar, el pasado fin de semana, un barco que participó en la contienda bélica y que ahora pertenece a un armador de Uruguay, según ha confirmado hoy la Armada de este país, informa Efe.

Según ha explicado el portavoz e la Armada, el capitán Sergio Bique, el pasado fin de semana "un hombre que se presentó en nombre de un grupo de veteranos de la Guerra de las Malvinas" pidió realizar un acto de homenaje a bordo de la nave.

El diario uruguayo El País, que menciona la página de Facebook de una persona identificada como Diego Salce, sostiene que detrás del plan se encuentra la organización radical argentina Quebracho.

En su página personal de la red social, Salce escribió el domingo que el barco había sido localizado por "un comando de resistencia" en Punta del Este, balneario uruguayo ubicado a unos 140 kilómetros al este de Montevideo, y que la intención del grupo era "repatriarlo de una vez por todas" antes de fin de mes.

Salce se identifica como miembro de la organización Resistencia Patrióica, que en septiembre de 2010 ya ocupó el mismo barco durante varias horas cuando se encontraba anclado en el Puerto de Buenos Aires e hizo varias pintadas en cubierta alusivas al conflicto bélico. La embarcación es uno de los barcos civiles que participó en la guerra, al parecer como nave hospital.