Israelíes y palestinos buscan en Argentina apoyo a la paz

Representantes de varias ONG se reúnen en Buenos Aires en búsqueda de opciones para el diálogo

Son dos israelíes y dos palestinos: representan a más de 100 ONG y partidos políticos reunidos en el foro Peace (paz). Se han unido para reclamar de una vez por todas haya una solución al conflicto para Oriente Próximo. Los cuatro opinan que Estados Unidos está demasiado ocupado en sus elecciones presidenciales y que Europa lo está por su crisis económica. Por eso han venido a Latinoamérica, para escuchar experiencias y pedirle que se involucre para que se logre su objetivo. Ayer los recibió en Buenos Aires la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

El cuarteto está compuesto por el argentino-israelí Meir Margalit, concejal de Jerusalén por el partido de izquierdas Meretz; Ron Pundak, presidente de Peace en Israel; y los palestinos Saman Khoury, secretario general del foro, y Nancy Sadiq, presidenta de Peace en los territorios palestinos y directora de Panorama, un centro sobre democracia. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina organiza hoy una comida con los cuatro y los representantes de los colectivos judío e islámico en Argentina. Después, la delegación volverá a Oriente Medio.

En una rueda de prensa tras el encuentro con Fernández, Margalit opinó que resulta necesario “dar aire al proceso de paz” porque el presidente de EE UU, Barack Obama, “está muy ocupado con sus elecciones y en Europa están muy distraídos con su crisis económica”. Khoury apostó entonces a que Latinoamérica se involucre en el estancado proceso de paz: “Algo que puede ser de mucho valor para nuestros gobiernos y para nosotros mismos, para movilizarnos hacia el objetivo de la paz, es justamente la labor que puede desempeñar el Gobierno argentino, su presidenta, así como la de los países de Mercosur [que incluye también a Brasil, Paraguay y Uruguay] y Unasur [que abarca a los de Mercosur, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Surinam y Guyana] en el contexto ampliado de América Latina”.

Los cuatro están de acuerdo en que convivan dos estados, el israelí y el palestino, y el regreso a las fronteras vigentes en 1967, antes de la Guerra de los Seis Días, que ganó Israel. “Queremos continuar la discusión, pero en forma civilizada”, dijo Margalit. “Ése es el modelo argentino con el cual se solucionaron los problemas en este continente en los últimos años y queremos aprender de este modelo”, añadió el concejal de Jerusalén. Por eso, las más de cien ONG que ellos representan le propusieron a Fernández la creación de un Centro de Resolución de Conflictos argentino en esa ciudad disputada por Israel y Palestina, que se base en el “camino recorrido” por el país sudamericano “en los últimos años”. Desde 1983, Argentina ha recuperado la democracia, ha juzgado a los criminales de su última dictadura, ha rechazado su anterior postura belicista en la disputa con Reino Unido por las islas Malvinas, ha abandonado las hipótesis de guerra con Brasil para crear juntos Mercosur y ha finalizado todos los diferendos fronterizos con Chile. Desde Unasur ha mediado recientemente entre Colombia y Venezuela. “Ustedes son la demostración de que hay formas pacificas de resolver los conflictos, y de que no es necesario ir a las armas”, declaró el concejal.

“Si no nos ayuda Latinoamérica a salir del pantano, Oriente Próximo se transformará en una tragedia”, reclamó Margalit. La mayoría de los países de la región ha reconocido en los últimos años al Estado palestino. El político israelí abogó por evitar que su país “continúe aplicando su política colonizadora y militarista”.

El secretario de Culto de Argentina, Guillermo Oliveri, destacó que los cuatro visitantes “han traído la preocupación y la experiencia del proceso de Medio Oriente para exponer la contribución que están haciendo y la que están recibiendo de América Latina”. 

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS