Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado francés aprueba la ley sobre el genocidio armenio

El texto prevé un año de cárcel para quienes nieguen las matanzas de armenios por parte del Imperio Otomano entre 1915 y 1917

La medida cuenta con el respaldo de Sarkozy y Hollande

El Senado francés ha aprobado este lunes el proyecto de ley por el cual se convertirá en delito la negación del genocidio, una medida que ha levantado las críticas de Turquía, que no reconoce como tal la matanza de armenios ocurrida hace un siglo.

La Cámara Alta ha ratificado con 127 votos a favor y 86 en contra un texto que ya había sido adoptado el 22 de diciembre por la Asamblea Nacional, según informa Le Figaro.

Ahora corresponde al presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, firmar de forma definitiva el documento, algo que debería ocurrir antes de finales de febrero, cuando el Parlamento galo comenzará un receso de cara a las elecciones presidenciales.

La nueva ley prevé penas de un año de prisión y 45.000 euros de multa por la negación del genocidio armenio por parte del Imperio Otomano. Las masacres y deportaciones ocurridas entre 1915 y 1917 dejaron más de 1,5 millones de muertos, según los armenios, y entre 300.000 y 500.000 según Turquía, que rechaza hablar de genocidio.

Ankara llamó a consultas a su embajador en Francia tras la aprobación de la Asamblea francesa y canceló todas las reuniones bilaterales de temática económica, política y militar.

Francia es el segundo inversor en Turquía, donde están implantadas 400 empresas galas.

Durante el fin de semana, el ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, había llamado por enésima vez al Senado a rechazar un texto "contrario a los derechos humanos". Davutoglu avisó de que "habrá nuevas sanciones, y esta vez, serán permanentes, hasta que Francia cambie su posición".

Después de congelar su cooperación militar y política con París, el Gobierno turco había advertido que un segundo conjunto de medidas podría llevarse a cabo. Según fuentes turcas, Ankara podría reducir el nivel de su representación diplomática en Francia y organizar una respuesta en los asuntos comerciales y económicos. Hoy mismo, el presidente turco, Tayyip Erdogan, ha declarado que, si Francia aprueba el texto, no volverá a pisar territorio francés.

Las relaciones entre los dos países ya estaban deterioradas desde que en 2007 Nicolas Sarkozy asumió el poder. Sarkozy nunca ha ocultado su oposición a la entrada de Turquía en la Unión Europea.

El Gobierno turco ha acusado de oportunismo electoral a Sarkozy. Quedan tres meses para las presidenciales en Francia, y se estima que la comunidad armenia dispone de unos 600.000 votos.

El proyecto de ley no es apoyado unánimemente en Francia. El ministro de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, lo ha calificado de "inoportuno".

Y la semana pasada Comité Judicial del Senado rechazó el texto, al considerarlo "inconstitucional".

Turquía reconoce que hubo masacres en Anatolia entre 1915 y 1917, y que en ella murieron unos 500.000 armenios, pero rechaza tajantemente que se tratara de un genocidio. Los armenios calculan que murieron 1,5 millones de personas.

Más información