Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía presentará las primeras pruebas contra el soldado Manning

Hablarán los primeros testigos en el caso contra Bradley Manning, sobre el que pesan 22 acusaciones, entre ellas la de alta traición por la filtración de documentos al portal Wikileaks

El soldado Bradley Manning es escoltado hacia la sala en Fort Meade donde se realizará la segunda jornada de la audiencia preliminar
El soldado Bradley Manning es escoltado hacia la sala en Fort Meade donde se realizará la segunda jornada de la audiencia preliminar AFP

La fiscalía del Pentágono presentará hoy sus primeras pruebas contra el soldado Bradley Manning, acusado de filtrar cientos de miles de documentos, sobre las guerras de Afganistán e Irak y sobre el Departamento de Estado, al portal de revelación de secretos Wikileaks. Ayer, en el primer día de la audiencia, su abogado, David Coombs, pidió al magistrado, el teniente coronel Paul Almanza, que se recusara, acusándole de parcialidad. Almanza, que investiga si hay pruebas suficientes para abrir un consejo de guerra, rechazó la petición. Una corte de apelaciones militar confirmó la validez de esa decisión la pasada madrugada.

Hoy, en el segundo día de la vista oral, la fiscalía militar comenzará presentando a sus primeros testigos, cuyos nombres ha mantenido en secreto hasta ahora. En total desfilarán por este juzgado unos 25 testigos. Según la defensa de Manning, el magistrado Almanza rechazó a la gran mayoría de los 38 testigos que el soldado solicitó. Entre ellos se hallaban diversos miembros del Gobierno de Barack Obama. La vista durará hasta el viernes, si no hay demoras. El Pentágono ha presentado 22 cargos contra Manning, entre ellos el de alta traición. Hoy, el soldado cumple 24 años.

Un portavoz del Ejército confirma que en cualquier caso los fiscales militares no pedirán la pena de muerte para Bradley Manning, que es la máxima contemplada para alta traición. Manning fue sometido a un examen psicológico en abril, que determinó que no padece inestabilidades y que estaba capacitado para participar en su defensa.

El joven soldado ya compareció ayer en la mañana ante el tribunal. Flanqueado por sus abogados, se limitó a responder a dos preguntas de trámite. Inmediatamente, su propio abogado apartó las circunstancias de su propio caso y se dedicó a criticar duramente al Pentágono, por abrir la vía a un consejo de guerra que calificó de injusto, y al Departamento de Justicia, por querer utilizar a Manning como un accesorio para perseguir a Julian Assange, el responsable de Wikileaks.

La de ayer fue la primera ocasión en que abandonaba una prisión desde que llegara esposado a EE UU, el año pasado. Había sido detenido en mayo de 2010 en Irak, después de confesar a un ‘hacker’ que había sustraído cientos de miles de documentos de las redes clasificadas del Pentágono. Esos documentos acabaron en poder de Wikileaks, que facilitó muchos de ellos a diversos medios, entre ellos EL PAÍS.

Mientras se produce la audiencia, los partidarios de Manning han convocado vía Internet y a través de folletos una manifestación a las puertas del Fuerte Meade, en Maryland, para pedir su liberación.

 

Más información