Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

James Murdoch dimite como directivo de editoriales de rotativos británicos

El presidente del grupo News International dimite de los cargos que ocupaba en las empresas editoras de 'The Times', 'The Sunday Times' y 'The Sun'

Rupert Murdoch y su hijo James, en octubre de 2010. Ampliar foto
Rupert Murdoch y su hijo James, en octubre de 2010. Getty Images

James Murdoch, máximo responsable de los medios que controla en el Reino Unido el conglomerado de la comunicación News Corporation (presidido por su padre, Rupert), no participa en los consejos de administración de los diarios The Sun y The Times desde el pasado septiembre. Las dos joyas de la corona en las islas. Esa anomalía no ha sido conocida públicamente hasta esta tarde, a raíz de la investigación en curso sobre la ética de la prensa británica, que tiene como principal punto de mira a los periodistas de su grupo, acusados de incurrir en la ilegalidad a base de espiar y pinchar los teléfonos de una larga nómina de famosos. El papel de James (38 años) como futuro jefe del imperio se tambalea.

La noticia de la dimisión de James Murdoch en esa parcela, esencial de su gestión, ha coincidido con la declaración ante el juez Leveson de los padres de la niña Madeleine McCann, desaparecida en 2007 a la edad de 3 años. Gerry y Kate McCann relataron cómo los diarios sensacionalistas británicos les acosaron y les convirtieron en “un escándalo nacional”, en detrimento de la empatía de los lectores hacia un matrimonio que sigue buscando a su pequeña. Antes que ellos, desfilaron por el panel personajes como el actor Hugh Grant o la autora de la saga de Harry Potter, J.K. Rowling, abundando todos ellos en el escándalo de las escuchas telefónicas que meses atrás forzara la clausura del dominical News of the World, propiedad de los Murdoch.

Kate y Gerry McCann, padres de la desaparecida Madeleine, comparecen en el juicio sobre las escuchas en la industria de tabloides. ampliar foto
Kate y Gerry McCann, padres de la desaparecida Madeleine, comparecen en el juicio sobre las escuchas en la industria de tabloides. Reuters

Los accionistas de News Corporation hacen cábalas sobre la sucesión de Rupert Murdoch, un octogenario en buena forma pero hoy por hoy incapaz de afianzar el futuro liderazgo de la compañía. Eligió a James en 2007, solo después de la espantada a Australia (por motivos desconocidos) de su hijo mayor, Lachlan, y lo designó presidente ejecutivo de News Internacional, la división británica del grupo que tiene entre sus principales haberes la plataforma de televisión por pago Sky y el rotativo más leído de las islas (The Sun, con tres millones de copias diarias). Aquel mismo año eran encarcelados el corresponsal del News of the World, Clive Goodman y su detective Glenn Mulcaire, por pinchar el buzón del teléfono móvil del príncipe Guillermo, hijo del heredero al trono. James es sospechoso de avalar desde entonces la política de la empresa de comprar el silencio de otros afectados y de encubrir la extendida práctica de los pinchazos telefónicos, y como tal ha tenido que declarar dos veces ante una comisión del Parlamento británico.

Aunque sigue siendo presidente ejecutivo de News Internacional, acaba de trasladar su residencia desde Londres a Nueva York. Su salida del Sun y de The Times es interpretada en el mundo empresarial como un movimiento táctico, a la espera de que la tormenta amaine. Pero otros medios medios vaticinan el regreso de Lachlan o especulan con la figura de su hermana Elizabeth, bien posicionada en el grupo y ajena a la mancha del escándalo que ha supuesto el sistemático e ilegal espionaje de los personajes que nutren las páginas de los tabloides del grupo Murdoch.

 

 

 

Más información