Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia critica las sanciones de la UE a Siria

El ministro de Exteriores dice que las decisiones unilaterales "no llevan a nada nuevo".- España defiende la medida como la mejor fórmula para hacer que el régimen detenga la represión

Dushanbe / Sopot
Consulta todo sobre las protestas en Siria en nuestro Especial sobre las Revueltas.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha criticado hoy las sanciones que la Unión Europea impuso ayer al petróleo de Siria. "Siempre hemos dicho que las sanciones unilaterales no llevan a nada bueno. Esto arruina el acercamiento conjunto a cualquier crisis", ha dicho Lavrov en una cumbre de Estados exsoviéticos que tiene lugar en Dushanbe.

Sin embargo, la ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad Jiménez, ha defendido en Sopot la medida como la mejor fórmula para hacer que el régimen de Damasco detenga la represión, aunque ha reconocido que es vital aprobar una resolución de condena a Al Asad en el Consejo de Seguridad de la ONU. "Es ahí donde tiene que haber una resolución de condena y donde la comunidad internacional puede hacer su fuerza y presión, no solo para aislar al régimen, sino para demostrar que está en condiciones de apoyar a los ciudadanos que se sienten indefensos ante los ataques", ha dicho Jiménez.

Jiménez ha insistido en que, tras meses de presión sobre el régimen para que detenga la violencia contra los manifestantes y abra un proceso de reformas, llega un momento en el que "no queda más remedio que expresarse a través de la condena y las sanciones". "El presidente Asad ha hablado en varias ocasiones de reformas, del fin de la represión y no ha cumplido ninguna de sus promesas", ha recordado la ministra, para quien el líder sirio ya "no tiene ninguna credibilidad".

Por su parte, la Alta Representante de la UE, Catherine Ashton, no ha querido responder a las críticas vertidas por Rusia contra las sanciones europeas y ha recalcado que cada actor debe hacer lo que considere oportuno para ayudar a los sirios.

La Unión Europea decidió ayer imponer un embargo sobre el petróleo sirio que afecta a la compra, importación y transporte, pero no entrará en vigor hasta el 15 de noviembre a demanda de Italia, que quería retrasar su aplicación hasta finales de dicho mes para respetar los contratos en curso, informa el enviado especial Miguel González. Italia, Alemania, Francia, Holanda, España y Austria son los únicos países de la Unión que compran petróleo a Damasco.

La medida puede tener serios efectos sobre la economía siria, ya que el 95% de sus exportaciones de petróleo se dirigen a la UE, mientras que solo el 1,5% de las importaciones de la Unión (7,8 millones de toneladas el año pasado) proceden de dicho país. Las autoridades de Damasco ya han anunciado que sustituirán a sus clientes europeos por China y Rusia si la UE veta sus productos petroleros, que constituyen hasta un tercio de las exportaciones totales del país. Washington se adelantó a Europa en la imposición del embargo petrolero, aunque se trató de una medida simbólica, pues las compras de EE UU son insignificantes.

La UE y EE UU están presionando a la ONU para que amplíe las sanciones al régimen de Damasco, acusado de masacrar a su propia población, algo que ha encontrado con una fuerte resistencia de China y Rusia. Este país tiene lazos muy fuertes con Siria y es uno de sus principales abastecedor de armas. Precisamente, una de las sanciones que se han propuesto a la ONU es un embargo en la venta de armas al país asiático.

La ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad Jiménez, ha asegurado que el objetivo de la ampliación de las sanciones impuestas a Siria ayer es "frenar la intolerable escalada de violencia de las autoridades sirias", en declaraciones recogidas por RNE en el marco de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea que se celebra en la ciudad polaca de Sopot.