Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los activistas de Rumbo a Gaza pasan la noche en la embajada de España en Atenas

El grupo propalestino protesta contra el bloqueo que Grecia ha impuesto a la Flotilla que intenta romper el aislamiento de la Franja

Un grupo de 21 activistas españoles de Rumbo a Gaza se dispone a pasar la noche en la embajada española en Atenas, ocupada desde esta mañana para protestar contra la prohibición del Gobierno griego de dejar zarpar la Flotilla de la Libertad, que viaja hacia la Franja de Gaza para romper el aislamiento de la zona y transportar ayuda humanitaria. La activista Alicia Alonso, desde el interior del edificio, ha declarado telefónicamente que la ocupación se ha llevado a cabo de manera pacífica y que no se han registrado incidentes. Los integrantes del grupo que defiende los derechos de los palestinos permanecerán en el edificio en espera de una "respuesta satisfactoria" por parte del Gobierno español.

Los barcos llevan cuatro días sin poder zarpar

El ministerio de Asuntos Exteriores ha rechazado sus peticiones y en un comunicado emitido esta tarde les ha aconsejado que acepten la oferta que les ha hecho Grecia para que sea este país el que se encargue, en colaboración con la ONU, de trasladar la ayuda humanitaria que han reunido a la Franja, pero por vía terrestre, sin necesidad de romper el bloqueo marítimo impuesto por Israel como consecuencia del enfrentamiento que mantiene con Hamás.

El comunicado de Exteriores no ha satisfecho a los activistas españoles, que han decidido pasar la noche en la legación. Según ha explicado Alonso, el embajador Miguel Fuertes les ha autorizado a dormir en el vestíbulo de la Embajada y a usar un baño. La activista ha indicado que mantendrán la protesta hasta que Jiménez "tome alguna medida para que el Gernika pueda zarpar".

En la misma jornada de hoy, John Klusmire, el comandante del barco americano Audacity for Hope detenido esta tarde por infringir el veto del Gobierno heleno, ya ha sido puesto en libertad. El comandante ha sido acusado de haber puesto en peligro la vida de los pasajeros del buque, intentando navegar hacia Gaza. Hoy un barco francés de la Flotilla, Dignité-Al-Karama, se ha alejado de las aguas territoriales griegas, logrando escapar a los controles costeros, según informa Le Monde.

El barco Gernika

Unos cuarenta españoles se hallan desde el pasado viernes a bordo del barco Gernika en el puerto de Kolimpari, en la isla de Creta, a la espera de poder zarpar hacia Gaza. Sin embargo, las autoridades portuarias griegas han bloqueado su salida, al igual que al resto de la decena de embarcaciones en otros puertos helenos con el argumento de que este periplo "puede ocasionar tensión en las relaciones exteriores".

Los activistas han replicado que la orden griega "vulnera el derecho comunitario, la legislación internacional y las propias leyes helenas". Rumbo a Gaza recordó en un comunicado que, pese a haber presentado toda la documentación requerida para zarpar en Kolumpari, y pese a "cumplir todos los requisitos burocráticos, se ha impedido la partida al barco sin ninguna justificación jurídica".

También reiteró "la posición inmoral y cobarde del Ministerio de Asuntos Exteriores español, con su titular, Trinidad Jiménez, al frente, que mantiene el silencio a pesar de la evidente anomalía que supone que personas de ciudadanía española vean vulnerada su libertad de movimientos y de que permanezcan constantemente vigiladas por dos patrulleras griegas".

Por su parte, el Ministerio ha difundido un comunicado para subrayar que "se está siguiendo paso a paso los acontecimientos relacionados con la Flotilla". En el mismo texto ha ofrecido su apoyo para facilitar el transporte de ayuda humanitaria sin poner en peligro la integridad física de los activistas.

La activista Elvira Souto ha indicado por teléfono desde Atenas que se ha entregado una carta al embajador español, Miguel Fuertes Suárez, para pedir una intervención inmediata de Trinidad Jiménez. Souto afirma que: "No hay razones de tipo legal que impidan la salida del puerto. Se trata de una decisión que afecta al derecho de libre circulación de los ciudadanos en el espacio de la Unión Europea, por eso pedimos la liberación inmediata de la embarcación".

Dos años de Flotilla

Unos 500 activistas de más de 40 países integran la segunda Flotilla de la Libertad, compuesta por una decena de embarcaciones, para protestar contra el embargo que Israel mantiene en la Franja de Gaza desde 2007 y transportar unas 5.000 toneladas de ayuda humanitaria. Los navíos provenientes de los distintos países tenían previsto encontrarse en aguas internacionales para navegar estos días hacia Palestina, antes de emitirse la orden griega de bloqueo.

El asalto de comandos especiales israelíes a la primera Flotilla de la Libertad hace un año se saldó con la muerte de nueve activistas. Israel ya ha expresado su intención de no permitir que la nueva misión a Gaza finalice con éxito.

Más información