Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el supuesto jefe de Los Zetas que dirigió la matanza de campesinos en Guatemala

El presidente Álvaro Colom confirma el arresto de Elder Estuardo Morales, un "alto mando" en la estructura del grupo Z 200

Ciudad de Guatemala

Las autoridades de Guatemala han detenido hoy al supuesto jefe del cartel de Los Zetas que encabezó la matanza de 27 campesinos el pasado 13 de mayo en el norte del país. El guatemalteco Elder Estuardo Morales, alias El Pelón, ha sido arrestado en la ciudad de San Benito, en el departamento norteño de Petén, cerca de donde ocurrió la masacre. "Al parecer esta persona fue la responsable de dirigir al grupo que asesinó a los campesinos", ha confirmado el presidente Álvaro Colom a los periodistas.

Morales es, según las fuerzas de seguridad, un "alto mando" en la estructura del grupo Z 200, la banda de pistoleros de Los Zetas a la que las autoridades atribuyen el asesinato de los 27 labriegos, entre los que había dos mujeres, en la finca Los Cocos, a 630 kilómetros al norte de Ciudad de Guatemala, el pasado 13 de mayo. Según las investigaciones de las autoridades, los asesinados eran braceros en la finca del guatemalteco Otoniel Salguero, cuyo paradero se desconoce desde el día de la matanza y al que se vincula con el narcotráfico.

Colom ha explicado que la captura de Morales fue posible gracias "al importante trabajo" de los agentes de inteligencia del Estado que trabajan en Petén, departamento regional que desde la semana pasada permanece en estado de sitio para facilitar las operaciones de las fuerzas de seguridad en persecución de los asesinos. El presidente guatemalteco ha reconocido en una entrevista con este diario que "el narcotráfico ha invadido el país".

Morales será trasladado a la capital guatemalteca hoy mismo bajo fuertes medidas de seguridad, y será puesto a disposición de los tribunales.

Paralelamente, el Ministerio del Interior ha confirmado la detención de tres mexicanos y dos guatemaltecos, integrantes de Los Zetas, que supuestamente también participaron de la matanza. El ministro guatemalteco del Interior, Carlos Menocal, ha dicho a la prensa que las detenciones se realizaron durante varios allanamientos efectuados por las fuerzas de seguridad en la ciudad de Huehuetenango, a 280 kilómetros al norte de la capital.

En busca de los asesinos

En las últimas dos semanas las fuerzas de seguridad de Guatemala han capturado a una veintena de supuestos miembros de Los Zetas, en diversos operativos en varias ciudades del país, en el que este cartel mexicano ha conseguido emplazar sus operaciones de crimen organizado. Menocal ha reconocido que el departamento de Huehuetanango, fronterizo con México, es uno de los centros de operaciones del grupo criminal mexicano.

Asimismo, la policía guatemalteca ha informado del hallazgo de un cadáver descuartizado de un auxiliar de la Fiscalía de Cobán, también en el norte del país, con un mensaje firmado por Z 200. La víctima es Allan Vidaurre, de 36 años, secuestrado el lunes en la noche cuando salía de la sede de la Fiscalía. Menocal ha dicho que las sospechas apuntan a que se trató de una venganza, después del decomiso en marzo pasado de media tonelada de cocaína en el departamento de Alta Verapaz, fronterizo con México.