Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberados los tres periodistas detenidos en Libia

Los dos reporteros de AFP y el fotógrafo de Getty fueron arrestados el viernes

Los dos periodistas de la Agence France Presse (AFP) y el fotógrafo de la agencia Getty Images que habían sido detenidos por el ejército libio mientras cubrían los acontecimientos en el país han sido ya liberados, según han informado sus respectivos medios de comunicación. Otro fotógrafo francés, que trabajaba como independiente para la agencia Polaris en la región de Bengasi y al que se daba por desaparecido desde el domingo, ha retomado el contacto con su agencia. El lunes fueron liberados y trasladados a Túnez cuatro reporteros que trabajaban para The New York Times, tras seis días en poder del Ejército libio.

Los tres periodistas que habían sido detenidos son los empleados de AFP Dave Clark, británico, y Roberto Schmidt, colombiano-alemán, y el corresponsal de Getty Joe Raedle, estadounidense. Su detención se sumó a las presuntas detenciones el pasado día 19 de cuatro periodistas de la cadena Al Yazira. Otros dos informadores han fallecido en Libia desde el comienzo de la revuelta.

El chofer que los llevaba por la región relató que los tres se dirigían el viernes Ajdabiya, una ciudad que los rebeldes libios tratan de recuperar de manos de los soldados de Gadafi. Entonces se cruzaron con una columna de jeeps y vehículos de transporte militar a unas decenas de kilómetros de la ciudad. Los periodistas trataron de dar media vuelta pero fueron alcanzados por los militares, que los detuvieron. Cuatro soldados les hicieron descender del coche apuntándoles con sus armas. El británico gritó que eran reporteros, según ha explicado el chofer, pero los informadores fueron colocados de rodillas en la cuneta con las manos en la cabeza. Finalmente, los militares prendieron fuego a su coche y los subieron a un vehículo militar que se los llevó.

Por su parte, Stéphane Lehr, fotógrafo freelance, que trabajaba en la región de Bengasi para la agencia Polaris y al que se daba por desaparecido desde el domingo, ha restablecido el contacto con su oficina, según ha informado Reporteros Sin Fronteras (RSF). "Ayer por la tarde retomó el contacto con su agencia", ha informado RSF. La noticia ha sido confirmada por Jean-Pierre Pappis, director de la agencia.

Liberados los cuatro de The New York Times

El lunes, los cuatro periodistas de The New York Times que fueron detenidos el 15 de marzo fueron puestos en libertad por el gobierno libio. Se trata de Anthony Shadid, ganador de dos Pulitzer y responsable de la oficina del diario en Beirut; el redactor Stephen Farrell -que fue secuestrado por los talibanes en 2009 y rescatado por fuerzas británicas- y los fotógrafos Tyler Hicks y Lynsey Addario.

Los editores del periódico supieron por última vez de los periodistas el martes, cuando ellos cubrían la retirada de los rebeldes de la ciudad de Ajdabiya, y las autoridades libias le dijeron al diario que estaban tratando de localizarlos, pero ahora se ha dado a conocer una versión más detallada de lo que sucedió. Los norteamericanos, que se encuentran en la frontera, pudieron comunicarse con sus familias hace cuatro días y les contaron que fueron capturados por las fuerzas afines del régimen de Gadafi en un retén, poco después de que fueran atacados por los rebeldes y amenazados de muerte. Los soldados dispararon contra el puesto del control, los sacaron de su vehículo y optaron por mantenerlos con vida cuando descubrieron su nacionalidad.

El jueves fueron trasladados a la embajada turca en Trípoli y actualmente se encuentran en Túnez, gracias a la mediación de Turquía, que ha ejercido como mediador en las negociaciones entre Libia y Estados Unidos, ya que el gobierno de Obama no tenía representación diplomática en el país cuando se produjo el arresto de los redactores del tabloide neoyorquino. El director del periódico, Bill Keller, ha celebrado el regreso de sus corresponsales y ha aprovechado para sacar tajada, al anunciar que pronto relataran su experiencia en The New York Times.