Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Partido Socialista francés vence en las cantonales y Sarkozy se hunde

La extrema derecha sube en la primera vuelta de las elecciones cantonales

El Partido socialista francés (PS) sale vencedor de la primera vuelta de las elecciones cantonales (distiritos administrativos que provienen de la Revolución Francesa), con un 25,6% de los votos, según datos no definitivos del Ministerio del Interior francés. El ultraderechista Frente Nacional confirma su escalada y alcanza un resultado del 14,7%, calificado de "histórico" por su presidenta, Marine Le Pen. Por su parte, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), el partido de centro derecha de Nicolas Sarkozy, se hunde y se queda en un 16,3%, menos de dos puntos por encima sólo de la extrema derecha.

No han sido unas elecciones ni seguidas por los medios de comunicación franceses ni respaldadas por los electores. De hecho, la abstención ha sido récord: el 55%. La elección de una parte de los consejeros generales (suerte de diputados provinciales con competencias locales), no ha movilizado al electorado, como se esperaba. Pero esta primera vuelta -y el resultado de la segunda, que se celebrará el domingo que viene- sirve como ensayo general de la crucial elección general de 2012. Y este escrutinio confirma los sondeos recientes: el Partido Socialista francés, que deberá elegir en otoño a su candidato presidencial, sube; el ultraderechista Frente Nacional le roba votos a la derecha de Sarkozy, que, por su parte, se ve atrapado entre los dos.

De cara a la segunda vuelta, Jean-François Copé, secretario general de la UMP, ha adelantado que no habrá "consigna de voto" a los seguidores de su formación en las circunscripciones en las que se enfrenten un candidato de extrema derecha y otro socialista. Esta actitud ha sido calificada por la izquierda como "irresponsable". Copé añadió que tampoco habrá alianzas entre la UMP y el Frente Nacional. "Si hay alguien que lo hace deberá atenerse a las consecuencias", precisó.

François Hollande, ex primer secretario del Partido Socialista y uno de los dirigentes políticos que se presentaba a estas elecciones, asegura que el resultado de la votación de este domingo augura que Sarkozy no será reelegido.

Por su parte, Marine Le Pen, definió esta votación como "el primer escalón hacia la victoria", refiriéndose también a sus aspiraciones personales en las elecciones presidenciales de 2012.