Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a muerte el principal acusado de matar a seis coptos hace un año en Egipto

La sentencia se produce en medio de un clima de tensión religiosa tras el atentado contra una iglesia que dejó 23 muertos en Alejandría hace dos semanas

Egipto parece estar empezando a pagar las deudas que tenía pendientes con su comunidad cristiana copta tras el atentado contra una iglesia que dejó 23 muertos hace dos semanas en Alejandría. El Tribunal Supremo de Seguridad del Estado egipcio ha condenado hoy a la pena capital al principal acusado del asesinato el día de Navidad, hace un año, de siete personas, seis de ellas cristianas, en Naga Hammadi, 600 kilómetros al sur de El Cairo. Y el mes próximo decidirá el futuro de los otros dos reos de esta causa.

La sentencia llega en medio de un clima que muchos consideran de crisis sectaria entre cristianos y musulmanes. No se trata solo de la matanza en la iglesia de los Dos Santos en Alejandría. A principios de esta semana un policía musulmán fuera de servicio entró en un tren mientras estaba estacionado en la ciudad sureña de Samalut en la gobernación de Minya, 260 kilómetros al sur de El Cairo, y mató a un hombre de 71 años e hirió a otras cinco personas cuatro mujeres y un hombre, todos ellos cristianos. Además, el sábado, los cristianos egipcios amanecieron con un nuevo sobresalto tras saberse que una bomba lapa adherida al coche de un religioso habría explotado sin causar víctimas en el monasterio de Deir El Suryani (de los sirios), en Wadi Natron, unos 180 kilómetros al oeste de El Cairo.

Los abogados de la defensa consideran el juicio es inconstitucional porque se celebra en un tribunal de excepción. Egipto mantiene vigente la Ley de Emergencia desde hace 30 años y ha sido criticado en numerosas ocasiones por la sociedad civil y organizaciones internacionales de derechos humanos por juzgar a civiles en tribunales militares amparándose en esta norma. El juicio ha estado sembrado de controversia por ser la primera vez en décadas que un caso de sectarismo es remitido al Tribunal Supremo de Seguridad del Estado, cuyas sentencias solo pueden ser apeladas al presidente, Hosni Mubarak

El suceso se produjo el 6 de enero de 2010 (día de la Nochebuena copta) cuando un hombre armado, acompañado de otras dos personas, disparó desde un coche en marcha contra un grupo de fieles que salían de la iglesia Anba Basaya, en Naga Hammadi, después de asistir a la Misa del Gallo. En su día, se trató de disfrazar el asesinato de corte sectario de un ejercicio de justicia tomada por la mano por una cuestión de honor. El Ministerio del Interior, explicó a través de un comunicado que el incidente estaba relacionado con el secuestro y violación de una niña musulmana en la zona, supuestamente por un joven cristiano. Sin embargo, posteriores investigaciones desmontaron ese argumento.

Se trató del incidente confesional más sangriento que ocurría en el país desde la década de los 90, cuando proliferaron en Egipto numerosos grupos extremistas islámicos que mantuvieron en jaque a las fuerzas de seguridad durante más de un lustro. Y ha mantenido a la sociedad egipcia dividida ante los continuos retrasos en el juicio. Los primeros meses las manifestaciones desestabilizaron el país, con cientos de coptos reclamando justicia. Algunos activistas de derechos humanos fueron detenidos y encarcelados cuando trataban de llegar en tren a la localidad sureña para celebrar vigilias de repulsa.

Muchos consideraban que el acto había sido planeado con semanas de antelación, ya que varios cristianos habían recibido amenazas. Además tenían en cuenta que el ataque tuvo lugar en Naga Hammadi, una ciudad de la provincia de Qena, densamente poblada por coptos y rica en historia cristiana. Los antiguos manuscritos de Naga Hammadi , textos apócrifos conocidos como los evangelios gnósticos, se descubrieron allí en 1945.

Un año después los cristianos seguían exigiendo justicia para los fallecidos y acusaban al Gobierno de que la justicia para los cristianos no es la misma que para sus compatriotas musulmanes. El pasado día 6, durante la Misa del Gallo que el Papa Shenouda III celebra tradicionalmente en la sede del Patriarcado copto en la catedral cairota de Abasiya el pontífice recordó, "ya que ha pasado un año desde su muerte", a las víctimas de Naga Hammadi.