Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama promulga la ley que pone fin a la discriminación de los homosexuales en el Ejército

"La revocación de la antigua política fortalecerá nuestra seguridad nacional y defenderá los ideales", afirma el presidente estadounidense

El presidente de EE UU ha ratificado la ley que revoca la prohibición a los gais de servir abiertamente en el Ejército norteamericano, que estuvo en vigor durante los pasados 17 años y permitió la expulsión de 13.000 soldados. En la campaña electoral de 2008, Barack Obama se comprometió a lograr que el Pentágono aceptara que los homosexuales lucieran el uniforme militar sin tener que esconder su sexualidad, algo para lo que necesitaba la movilización del Congreso.

Finalmente, después de un año de gestiones legislativas, el Senado revocó el sábado pasado la ley conocida como 'don't ask, don't tell' (en inglés, 'no preguntes, no lo cuentes') con el apoyo de un grupo de republicanos moderados. La norma había sido aprobada por Bill Clinton en 1993. Hasta entonces el Pentágono podía expulsar a los homosexuales por el mero hecho de serlo. Con la ley de Clinton, ser soldado y ser gay era compatible solo cuando las tropas mantuvieran silencio al respecto.

El Pentágono, sin embargo, acometió duras inspecciones que sirvieron para expulsar a 13.000 gais y lesbianas. Los peores años, con más de 1.000 eliminaciones, fueron los que median entre 1997 y 2001. La norma sigue, de momento, en vigor hasta que el Pentágono modifique el código castrense, algo que sucederá en los primeros meses de 2011. Las asociaciones de activistas gais recomiendan a los soldados homosexuales que no hagan pública su sexualidad hasta entonces.

En la ratificación, aquí en Washington, Obama contó la historia de una soldado que le pidió, en una reciente visita a Afganistán, que revocara la ley. "Le prometí que lo haría, porque nosotros no somos una nación que obligue a ocultar, somos una nación que acepta el sacrificio de todos los patriotas. Somos una nación que cree que todas las personas fueron creadas iguales", dijo. "Esta nueva política reforzará la seguridad nacional y los ideales por los que nuestros jóvenes hombres y mujeres de uniforme arriesgan sus vidas".