Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el enviado especial de EE UU para Afganistán y Pakistán

Richard Holbrooke, designado en enero de 2009 por Obama para ejecutar la nueva estrategia de Washington en la zona, ha muerto a los 69 años tras sufrir un desgarro de aorta el fin de semana

Richard Holbrooke, veterano diplomático y hombre designado por el presidente Barack Obama para conducir la estrategia de Estados Unidos en Afganistán y Pakistán, murió ayer (madrugada del martes en España) después de permanecer en estado crítico desde el pasado fin de semana, cuando tuvo que ser intervenido de urgencia de un desgarro de la aorta en un hospital de Washington. Holbrooke tenía 69 años.

Obama se había referido al ex embajador, pocas horas antes de que se conociera su fallecimiento, como "sencillamente uno de los gigantes de la política exterior norteamericana", a la que dedicó 50 años de su vida.

Artífice del acuerdo de paz de Dayton (Ohio), que en 1995 puso fin a la guerra de Bosnia en la ex Yugoslavia, Holbrooke fue el hombre en el que confió el presidente para ayudar a construir instituciones civiles en Afganistán, para lo que destinó más de 1.000 diplomáticos y personal humanitario a la zona dentro de la nueva estrategia de Washington.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, también se había referido ayer a la gravedad de la situación en la que se encontraba el embajador a pesar de que estaba estable. Desde que el pasado viernes el diplomático se sintiera enfermo durante una reunión de trabajo en Washington con la propia Hillary Clinton, esta se ha temido lo peor. Las palabras del presidente ayer durante una recepción de Navidad en la Casa Blanca indicaban ya la gravedad de la situación y parecían adelantar su necrológica.

"Como cualquiera que haya trabajado con él -o que haya tenido la clara desventaja de estar del otro lado de la mesa de negociaciones frente a él- sé que Richard es inagotable". "Nunca para y nunca abandona", dijo el presidente todavía en presente. "Cree que el progreso es posible y que las guerras pueden acabar y la paz ser posible".

Nacido en 1941 en Nueva York, comenzó su vida diplomática muy joven. A los 35 años, se convirtió en la persona más joven que nunca antes hubiera desempeñado el cargo de número dos del responsable para los Asuntos de Asia y el Pacífico. Holbrooke fue también embajador de EE UU ante Naciones Unidos y en Alemania. Por sus labores de mediación, había sido candidato en siete ocasiones al Premio Nobel de la Paz, informa EFE.

Clinton: "EEUU ha perdido uno de sus defensores más fieros"

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, tras enterarse del fallecimiento, ha asegurado que EEUU "ha perdido uno de sus defensores más fieros". "Holbrooke mostró, durante sus cincuenta años al servicio de su país, una brillantez poco común y una determinación sin par. Era único -un verdadero estadista", indica Clinton, en un comunicado distribuido por su Departamento. Y continúa: "Hoy, EEUU ha perdido uno de sus defensores más fieros y uno de sus funcionarios más dedicados".

Según Clinton, "es un día triste para mí, para el Departamento de Estado y para EEUU". Desde el comienzo de su carrera diplomática en Vietnam, cuando apenas tenía veinte años, con el éxito de lograr la paz en Bosnia y a su última misión en Afganistán y Pakistán, "Richard ayudó a forjar la historia estadounidense, a gestionar nuestro peligroso presente y garantizar el futuro", sostuvo.

El funcionario "era un diplomático consumado, capaz de hacer bajar la mirada a dictadores y de defender los intereses y los valores de EEUU incluso en las circunstancias más difíciles", indicó la secretaria de Estado.