Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suecia confirma que las explosiones de Estocolmo fueron un acto terrorista

Un 'mail' con dos grabaciones relaciona el ataque con Afganistán y con las caricaturas de Lars Vilks

Las explosiones registradas ayer en el centro de Estocolmo son un "atentado terrorista", han confirmado las fuerzas de seguridad suecas. Los servicios de inteligencia encargados de la investigación no han asegurado, en cambio, si un correo electrónico recibido antes de las explosiones y en el que se llamaba a "golpear" a Suecia por su participación en Afganistán está relacionado con los hechos, aunque es una hipótesis que no se descarta.

Minutos antes del doble atentado, que causó un muerto -el propio terrorista, cuya identidad se desconoce- y dos heridos, se recibió este e-mail amenazante. La policía investiga si lo envió el presunto kamikaze. Además, la prensa local recoge testimonios que afirman que el presunto terrorista "gritó algo en árabe" antes de inmolarse.

El primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, ha calificado el atentado de "inacepable" e "indeseable", y ha advertido que no está "confirmado" que estén relacionadas las dos explosiones con el correo electrónico

El ministro de Exteriores, Carl Bildt, ha calificado en su Twitter los hechos de "preocupante ataque terrorista en zona central abarrotada de Estocolmo. Fracaso. Pero pudo ser catastrófico". Las autoridades han decidido por el momento no aumentar el grado de amenaza terrorista en el país, aunque se incrementará la presencia de agentes en varios puntos céntricos de la capital, entre ellos los centros comerciales.

El imán de la principal mezquita de Estocolmo, el jeque Hassan Moussa, ha condenado esta mañana el atentado y se ha distanciado de "cualquier forma de ataque, violencia, terror y amenaza contra personas inocentes independientemente del motivo o pretexto".

El último acto de los Nobel

El tabloide sueco Aftonbladet recoge que el presunto terrorista fallecido llevaba consigo seis "bombas de tubo" interconectadas, de los que sólo una hizo explosión, y una mochila cargada de clavos y objetos metálicos, técnica utilizada para ensuciar las explosiones y provocar más daños. Los demás cartuchos no funcionaron por un "mal montaje". Un portavoz policial, Petra Sjolander, ha afirmado que el coche que explotó primero contenía varios cilindros de gas.

Las explosiones se produjeron hacia las 17.20 hora local, la misma hora que en la España peninsular, con pocos minutos de diferencia y a unos 200 metros de distancia la una de la otra. El lugar de las explosiones, la calle Drottning y la calle Brygargatan, es una céntrica zona comercial y peatonal, abarrotada de gente a esas horas en plena época de compras navideñas, muy cercana a la Sala de Conciertos donde se celebró la entrega de los premios Nobel 2010. "Primero escuché una gran explosión, luego otras pequeñas y por último vi un coche ardiendo; había mucho humo y polvo", señala un testigo a la prensa. Un médico que se encontraba en la zona, el periódico sueco Dagens Nyheter, ha asegurado que el cadáver del hombre no tiene heridas en la cara o en el cuerpo en general. "Parecía como si hubiera llevado algo que explotó en su estómago", declara a dicha web. Varias horas después de la explosión, el cuerpo del hombre estaba tirado en el pavimento, cubierto con una sábana blanca. Varias camionetas de la Policía acordonaban las calles alrededor de la zona en la que se encontraba el cuerpo, mientras que el coche ha sido retirado por una grúa.

La agencia de noticias oficial sueca TT ha informado de la recepción de una advertencia por correo electrónico que relaciona el posible doble atentado con la guerra de Afganistán y con las caricaturas del profeta Mahoma del artista sueco Lars Vilks. El correo, remitido también a la Policía de Seguridad, fue enviado unos diez minutos antes de las dos explosiones. En él había archivos de audio adjuntos en sueco y árabe. La voz de un hombre se dirige a Suecia y al pueblo sueco y habla sobre el silencio del país ante las caricaturas de Vilks y de la presencia militar de Suecia en Afganistán. "Nuestras acciones hablarán por sí mismas mientras no pongáis fin a vuestra guerra contra el islam, a la humillación del profeta y a vuestro estúpido apoyo al cerdo Vilks", afirma el hombre de la grabación, según TT. La policía ha confirmado que existe este correo electrónico amenazante en nombre de la "guerra santa islámica".

La nota, según la agencia, asegura: "Ahora serán vuestros hijos, hijas y hermanos los que morirán como mueren nuestros hermanos, hermanas e hijos". El mensaje finaliza con una llamada a los musulmanes de Europa a acabar con las "humillaciones" y recuerda que "es hora de golpear", aunque sea con un cuchillo, y que no hay que temer la cárcel. El individuo, que no dice ser miembro de ningún grupo terrorista, asegura haber estado en Oriente Medio para hacer la guerra santa y pide perdón a su familia por haberles mentido.

Lars Vilks, autor de varias caricaturas de Mohama en 2007 -una de ellas con el profeta en forma de perro-, ha declarado a Reuters Television: "El ataque ha sido en contra del pueblo sueco, para asustarles a ellos no a mi. Las buenas noticias son que ha muerto un terrorista y no otra persona". Hoy se ha reforzado la protección policial con la que cuenta por las amenazas de muerte recibidas en los últimos años.

Estocolmo, epicentro de la actualidad

La capital sueca ha sido epicentro de la actualidad informativa en la última semana por la ceremonia de entrega de los Nobel, celebrada el viernes. Anoche se celebraba el último acto relacionado con los premios Nobel, una cena de gala ofrecida en el Palacio Real a los galardonados por el rey Carlos XVI Gustavo de Suecia. A la cena asistieron los ganadores del Nobel de Economía, Física, Química y Literatura, el peruano Mario Vargas Llosa, quien asistió acompañado por la ministra española de Cultura, Ángeles González-Sinde.

Además, esta semana se han producido las acusaciones de la Fiscalía del país contra Julian Assange, el fundador de Wikileaks, a quien dos mujeres acusan de violación lo que derivó en una orden de búsqueda y captura de la Interpol y la reciente detención de Assange en Londres.

Más información