Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interpol emite una orden de detención contra Assange

La petición fue cursada por la Justicia sueca que le acusa de los delitos de violación, abusos sexuales y coacción

La Policía Internacional (Interpol) ha emitido hoy una orden de detención de categoría roja (de máxima prioridad) contra el fundador de Wikileaks, Julian Assange, ante la petición cursada por la Justicia sueca que le acusa de los delitos de violación, abusos sexuales y coacción. La orden permite que Assange pueda ser detenido en cualquiera de los 188 países miembros de Interpol y aceleraría su extradición a Suecia.

Tras conocer la noticia, el abogado de Assange, Bjorn Hurtig, ha asegurado que el australiano ya esperaba una orden de este tipo a pesar de que se considera inocente de todos los cargos que se le imputan, por lo que probablemente apelará una eventual sentencia condenatoria. En otras ocasiones el fundador de Wikileaks ha calificado de "circo judicial" la decisión de Suecia de abrir una investigación por estas acusaciones, lo que ha frenado sus planes de instalar la sede del portal en este país para beneficiarse así de sus estrictas leyes de protección a los periodistas.

La madre de Assange ha defendido hoy la inocencia de su hijo ante la petición de arresto emitida por Interpol, según ha informado la radio australiana. "Mucho de lo que se ha escrito contra Julian no es verdad", ha declarado a la emisora ABC Christine Assange, quien dirige un teatro de marionetas en el estado de Queensland, en el noreste de Australia. "Es mi hijo, lo quiero y obviamente no quiero que lo detengan y lo encarcelen. Reacciono como cualquier otra madre, estoy consternada", ha añadido Christine Assange.

Posible extradición urgente

La emisión de la orden internacional de arresto puede motivar un aumento de los esfuerzos para extraditar a Assange a Suecia. Como miembro del plan de Órdenes de arresto europeas, firmado en 2004, Suecia puede iniciar una extradición rápida desde cualquier país miembro de la UE. La orden de arresto internacional permitirá que Interpol, la asociación policial de inteligencia radicada en Lyon, distribuya la orden en los 188 países que son miembros de la asociación, lo que abriría la vía para la detención de Assange fuera de Europa.

Si es detenido, sería notificado a las autoridades nacionales de Suecia y entonces Estocolmo podría solicitar su extradición a Suecia. Con todo, la extradiciones desde países que no han suscrito el plan europeo de detenciones o que tienen sus propios acuerdos bilaterales son notablemente lentos, y no siempre acaban con la detención y entrega del individuo sometido a busca y captura.

Esta orden llega días después de que el portal digital divulgara más de 250.000 cables diplomáticos de Estados Unidos a través de cinco medios impresos -The New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde, y EL PAÍS- causando una gran conmoción en la comunidad internacional por su contenido.

Entre los más buscados

Interpol ha introducido en su lista de los más buscados al australiano Assange, de 39 años, tras una orden de busca y captura emitida la semana pasada por la Fiscalía de Suecia por un supuesto delito de acoso sexual. Assange, que se mueve con total secretismo tras la publicación en Wikileaks miles de documentos que comprometen la diplomacia de Estados Unidos, se ha declarado inocente de las acusaciones, que calificó de "campaña difamatoria".

El 20 de agosto, la Fiscalía sueca emitió una orden de arresto contra el fundador de Wikileaks por una presunta violación, aunque la orden fue revocada 24 horas después y los cargos reducidos a un delito menor de "acoso sexual". Una semana después, la fiscal jefe sueca, Marianne Ny, ordenó reabrir la investigación preliminar sobre los supuestos delitos de violación y abuso. Y hace una semana, la fiscal volvió a emitir una orden de ingreso en prisión contra Assange, nacido en Townsville, Australia, el 3 de julio de 1971.

Algunos de los documentos confidenciales publicados en los últimos meses por Wikileaks implican dudosas prácticasdiplomáticas del Gobierno estadounidense en la ONU, Yemen, Irak o Afganistán, así como revelaciones comprometedoras sobre Irán, Pakistán o Corea del Norte.