Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se subasta portaaviones por recorte presupuestario

El Ministerio de Defensa británico saca a la venta el HMS Invincible, que participó en la guerra de las Malvinas y donde sirvió como piloto el príncipe Andrés

Si es un amante de los grandes barcos, tiene interés por la historia, tiene alguna cuenta pendiente de la guerra de las Malvinas, terrible enfrentamiento entre Argentina y Reino Unido, y además dispone de dinero de sobra, quizás le interese: el Ministerio de Defensa británico ha anunciado este martes que sacará a subasta online el portaaeronaves HMS Invincible, desplegado en la Guerra de las Malvinas, en 1982, y en el que prestó servicio el príncipe Andrés como piloto de helicóptero. Los recortes presupuestarios anunciadas por el Gobierno de Cameron tienen la culpa.

Todas las personas que quieran pujar por el portaaeronaves de la Armada Real británica tendrán como fecha límite hasta el próximo 5 de enero, según ha informado el Ministerio de Defensa británico. "Entonces estudiaremos cuál es la mejor oferta", ha explicado un portavoz ministerial, antes considerar que es probable que el navío sea vendido para ser convertido en chatarra.

El buque de guerra será subastado desde la página de venta de bienes del Gobierno (www.edisposal.com) , en la que se ofrece el material excedente.

Completado en 1980, el HMS Invincible fue dado de baja en 2005. Una de sus misiones más destacadas data de 1982, año en que formó parte de la fuerza militar desplegada por Reino Unido en la guerra con Argentina por la soberanía de las Islas Malvinas. Durante el conflicto, originado por la ocupación del archipiélago por parte de fuerzas argentina, el príncipe Andrés estuvo encuadrado en el buque como piloto de helicóptero. El problema del comprador quizás sea dónde atracarlo.

Los recortes presupuestarios anunciados el pasado mes de octubre por el Gobierno británico han llevado a la Royal Navy a dar de baja su buque de bandera, el portaaeronaves Ark Royal, antes de que entren en servicio los nuevos portaaviones. Esa decisión, dejará a la Marina Real británica sin un buque desde el que operen los cazabombarderos hasta que comiencen a operar los nuevos portaaeronaves en la próxima década.

El presupuesto de Defensa británico, con un total de 37.000 millones de libras esterlinas, se ha reducido un ocho por ciento términos reales en los últimos ocho años como consecuencias de las reducciones de fondos para controlar el déficit que ha llegado a alcanzar el 11% del rendimiento económico.