Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN confirma su repliegue en Afganistán para 2014

Rasmussen recuerda que la retirada no será total al término de ese año, sino que tropas internacionales permanecerán en misión de adiestramiento de las fuerzas afganas

La OTAN confirma su repliegue en Afganistán para 2014
EL PAÍS

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, y el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, han confirmado oficialmente que las tropas de la OTAN concluirán su misión de combate en el país asiático a finales de 2014, cuando se espera que las fuerzas de seguridad afganas estén en condiciones de asumir el control de todo el país. 2014 será la culminación de un proceso que comenzará en la próxima primavera con la retrocesión a los afganos de la seguridad en distritos y provincias aún por determinar. El traspaso de la seguridad a los afganos comenzará en la primavera del año que viene.

El plan de repliegue militar, sancionado en la cumbre de la OTAN con los países de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) y Afganistán que se celebra hoy en Lisboa, atiende a los deseos expresado hace exactamente un año en Londres por Karzai. Pese a la fijación de 2014 como hito, Rasmussen insiste en que sea trata de un proceso no movido por calendario sino condicionado para la capacidad de los afganos de asumir su propia seguridad. "No veo a ISAF en combate tras 2014 si la situación nos permite pasar labores de apoyo", señala el secretario general.

La idea es que los actuales 150.000 soldados extranjeros en Afganistán queden reducidos a unos 50.000 en misiones de segundo plano. "La OTAN está implicada a largo plazo", subraya Rasmussen. "Si los talibanes o quien sea se creen que nos vamos [de Afganistán] se van a llevar una sorpresa. Nos quedaremos hasta terminar el trabajo".

Terminar el trabajo supone que el país pueda valerse por sí mismo, para lo que Karzai y Rasmussen han firmado un acuerdo genérico de asociación a largo plazo entre la OTAN y Afganistán para después de 2014.

Preguntados ambos sobre los motivos de su confianza en 2014 cuando los desafíos continúan siendo ingentes en Afganistán, han respondido que les mueve al optimismo la capacitación de las fuerzas afganas, que en octubre de 2011 deberán contar con 300.000 soldados y policías. Karzai ha prometido que el fuerte compromiso de la comunidad internacional con el plan será respondido con la determinación de los afganos de conseguir "una transición efectiva e irreversible".

El presidente, crítico en los últimos días con el exceso de presencia de soldados extranjeros y las operaciones nocturnas, ha explicado a los otros líderes el malestar popular que generan y dice haber sido comprendido. También ha recibido el aval para mantener negociaciones de paz con quienes ahora le combaten.

Paulatinamente, durante el periodo de transición, irán volviendo a sus países la mayor parte de los 150.000 soldados que la Alianza tiene desplegados en Afganistán. Las inminente aprobación de la fase de trasición estaba generando en los países aliados una serie de anuncios sobre cuándo esperan comenzar a retirar algunas de las tropas. España está en disposición de trasferir sus responsabilidades a las autoridades afganas en las provincias de Herat y Badghis entre 2011 y finales de 2012, según anunció en Lisboa la ministra de Defensa, Carme Chacón. Otros países como Francia, Suecia o Polonia han anunciado en las últimas semanas que comenzarán a repatriar a algunos de sus soldados ya a mediados de 2011. Alemania espera iniciarla para 2012.