Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo atentado eleva a 700 los militares de la OTAN muertos en Afganistán en 2010

Dos ataques suicidas en Kabul y Kunduz causan 10 muertos y una veintena de heridos entre las fuerzas de seguridad afganas

Diez militares y policías afganos han muerto y más de una veintena han resultado heridos en dos atentados suicidas en las ciudades de Kabul y Kunduz, el mismo día en que la muerte de un soldado de la OTAN por una bomba en el sur de Afganistán eleva a 700 la cifra de víctimas mortales de la Alianza este año, el peor para la coalición. En 2009 murieron 521 soldados. Cerca de 2.270 militares foráneos han muerto desde 2001 en Afganistán, según el recuento de iCasualties.org.

En la capital afgana, los atacantes han abierto fuego contra un autobús repleto de militares que se dirigía a Jalalabad. Uno de los suicidas fue alcanzado por los disparos de las fuerzas de seguridad, pero el otro logró activar la carga explosiva que llevaba consigo, causando cinco muertos y nueve heridos.

En Kunduz, capital de la provincia homónima, un grupo formado por cuatro insurgentes asaltó un centro de formación del Ejército y se enfrentó a tiros a las fuerzas del orden. En el ataque murieron tres soldados y dos policías, declaró a Efe el jefe de la policía provincial Abdul Rahman Sayedkheli, mientras que un doctor del hospital aseguró que el centro ha recibido 15 heridos.

El centro de formación está a apenas 200 metros del centro de la capital de la provincia, a la que ayer acudió en visita sorpresa la canciller alemana, Angela Merkel, para reunirse con las tropas alemanas desplegadas en la zona.

El vicegobernador de Kunduz, Ahmadulá Danish, dijo a Efe que uno de los agresores murió en un primer tiroteo y otro se hizo estallar, mientras que los dos restantes fueron abatidos tras un combate de una hora contra las fuerzas de seguridad. Horas más tarde, sin embargo, Sayedkheli precisó que uno de los cuatro asaltantes todavía estaba en el interior del edificio, y que sus fuerzas estaban intentando capturarlo con vida.

Los ataques, reivindicados por los talibanes, coinciden con la visita que el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba , está realizando a este país para visitar a las tropas españolas allí desplegadas. España tiene desplegados en estos momentos en Afganistán a más de la mitad de los militares desplazados en misiones en el exterior: hay 1.521 militares autorizados y 45 guardias civiles de un total que no llega a los 3.000. La mayor parte están en la base de Herat -de uso conjunto italiano y español- y Qala-i-Naw, lejos de donde han ocurrido los atentados.