Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REACCIONES

El PP pide al Gobierno que auspicie las negociaciones entre Marruecos y el Polisario

Llamazares pide la comparecencia de Zapatero en el Congreso para explicar su postura en el conflicto del Sáhara

La incursión violenta de las fuerzas marroquíes en el campamento de resistencia saharaui instalado en las afueras de El Aaiún ha desencadenado las protestas de varios partidos de la oposición española, que han exigido al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que se posicione en el conflicto.

La secretaria de Organización del PP, Dolores de Cospedal, ha perdido al Gobierno que auspicie las negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario "para que se pueda mantener la postura de España con relación al Sahara y la posibilidad de un referéndum".

Cospedal también ha pedido prudencia ante el desmantelamiento y ha insistido en que se aclaren los hechos antes las diversas versiones que existen sobre el incidente.

Sus declaraciones se han producido después de que el diputado de IU, Gaspar Llamazares, y la dipuada de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díaz, pidieran la comparecencia del presidente ante el pleno del Congreso, en una iniciativa que cuenta con el apoyo del grupo mixto, según fuentes de IU.

El presidente canario pide intervención internacional

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero (Coalición Canaria), ha condenado el desalojo violento del campamento y ha instado a la ONU y a la comunidad internacional a intervenir de manera "urgente". Rivero, que se encuentra en Londres, ha asegurado que su Ejecutivo "condena este acto sin ningún tipo de paliativo", y ha añadido que "Europa no puede seguir mirando para otro lado".

"Marruecos mantiene importantes acuerdos con la Unión Europea, de los que se beneficia de manera importante, y si ésta quiere ser una potencia de verdad también ha de velar por la protección de los derechos humanos", ha afirmado Rivero.

Mientras, el grupo parlamentario de CC ha exigido al Gobierno español que se posicione "sin tibiezas" y busque, de acuerdo con la comunidad internacional, una salida al conflicto que acabe con "la represión que se está produciendo por parte de los cuerpos de seguridad marroquíes".

Los nacionalistas canarios creen "intolerable" el uso de la fuerza por parte de Rabat, "obviando la declaración de derechos humanos y reprimiendo violentamente a quienes se manifestaban pacíficamente". Para CC "la situación del Sáhara español, sometido a unas resoluciones de Naciones Unidas que llevan años sin cumplirse, es lamentable". "La comunidad internacional no puede consentir este maltrato y el Gobierno de España no puede conformarse, una vez más, con una explicación tibia de Marruecos a lo que está sucediendo", añade.

El PSOE pide "máxima contención"

El PSOE, a través de su secretario de Organización Marcelino Iglesias, ha pedido a Marruecos "la máxima contención" en la operación contra el campamento saharaui, y afirma que los cuatro españoles que había en el campamento están bien. Iglesias ha subrayado la "máxima importancia" que el Gobierno y los socialistas otorgan a la estabilidad de Marruecos por su papel en la seguridad del Magreb, por lo que siguen "con atención y preocupación" lo que está sucediendo allí.

"Cara seria" a Rabat

El eurodiputado de Izquierda Unida Willy Meyer, a quien la policía marroquí impidió ayer entrar en El Aaiún, ha recriminado a la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, que esté "siempre sonriendo" y mirando hacia otro lado ante la "violencia" de Marruecos. La "flamante" ministra, ha subrayado Meyer, tiene que poner "cara seria" y decirle al Gobierno de Rabat que "hasta aquí hemos llegado".

Meyer, en una rueda de prensa junto al líder de IU, Cayo Lara, tiene claro que Marruecos no quiere testigos y teme que se produzca una catástrofe humanitaria en el Sáhara Occidental. El eurodiputado ha hecho "cómplices" de esta situación al Gobierno español y a la Unión Europea, al tiempo que ha advertido de que esto puede derivar en que el Frente Polisario, hasta ahora a favor de una salida dialogada al conflicto, opte por tomar las armas.

Dejar los "coqueteos políticos"

La diputada de UPyD, Rosa Díez, ha justificado la petición de comparecencia de Zapatero ante los "gravísimas" informaciones de las últimas horas, lo que, a su juicio, le obliga a "dar la cara" y dejar a un lado "los coqueteos políticos" que se mantuvieron la semana pasada con el ministro de Exteriores marroquí en su visita a España.

A la vuelta del verano, UPyD ya pidió la comparecencia del entonces jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, para que explicara ante el Pleno del Congreso la evolución del contencioso del Sáhara Occidental a raíz de las agresiones sufridas a finales de agosto por un grupo de activistas españoles en El Aaiún. La petición, suscrita junto con el grupo de ERC-IU-ICV, fue aprobada en la Junta de Portavoces, pero casi dos meses después no se ha incluido en el orden del día de ningún Pleno.

"Asalto violento e injustificado"

El PNV, por su parte, ha condenado el "asalto violento e injustificado" del campamento saharaui de Gdaim Izik, y ha pedido al Gobierno que se posicione y actúe "de inmediato", intensificando las labores diplomáticas necesarias para acabar con la situación y "evitar nuevas víctimas".

Según un comunicado del Grupo Vasco del Congreso de los Diputados, su portavoz adjunto, Aitor Esteban, denuncia el "abuso" en el uso de la fuerza por parte de Marruecos contra "una población de refugiados que está protestando de manera pacífica".

Mientras, el presidente del Bizkai Buru Batzar (BBB) del PNV, Andoni Ortuzar, ha lamentado que España no haya apoyado "nunca" la causa del pueblo saharaui, "y menos, con Gobiernos socialistas, que es lo triste y paradójico", en una entrevista a Onda Vasca recogida por Europa Press. Ortuzar ha recordado que en Euskadi existe "una especial simpatía" por la causa saharaui.

Precisamente los alcaldes de San Sebastián, Odón Elorza, e Irún, José Antonio Santano, ambos socialistas, han criticado duramente la incursión marroquí. En una comparecencia con varias banderas saharauis y fotos de los campamentos de refugiados de fondo, Elorza ha exigido al Gobierno español que denuncie e intervenga ante la actuación marroquí, que ha calificado de "terrorismo de Estado".