Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía venezolana cita a declarar a Cubillas como testigo

El etarra atribuye los cargos a "una campaña en contra del Gobierno de Venezuela"

La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, informó el jueves de que el fiscal venezolano Richard Monasterio "entrevistará" al presunto etarra Arturo Cubillas el próximo 2 de noviembre "en calidad de testigo" y "con la finalidad de obtener la mayor información necesaria para esclarecer los hechos en los que se le ha relacionado".

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco le ha citado a declarar como imputado el próximo 14 de diciembre por la causa que investiga una alianza entre ETA y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Cubillas está en busca y captura por asesinato, conspiración para cometer homicidios terroristas y tenencia de explosivos en colaboración con banda armada. El juez Velasco solicitó al Gobierno el 20 de octubre que pidiera su extradición. Cubillas tiene nacionalidad venezolana y trabaja como jefe de seguridad del Instituto Nacional de Tierras, en Caracas.

Posible desaparición de las abogadas

Marino Alvarado, el asesor legal en Venezuela de Cubillas, protestó el jueves por la "detención" de dos de sus abogadas españolas al llegar al aeropuerto internacional de Maiquetía, a unos 30 kilómetros de Caracas.

"Fueron detenidas al llegar" (a las 15.30 locales, ocho de la tarde en España) y "ni siquiera pasaron inmigración", declaró a Efe Alvarado, quien indicó que se había dirigido a la Defensoría del Pueblo para solicitar información sobre el paradero de las abogadas.

"No se sabe dónde las tienen", señaló, e indicó que una de ellas es Edurne Iriondo y que desconocía la identidad de la otra.

Cubillas se defiende en Telesur

Unas horas antes, Arturo Cubillas declaraba en una entrevista con el canal de televisión venezolano Telesur, de línea editorial chavista, que nunca ha estado en campamentos de las FARC ni ha entrenado a nadie en el manejo de explosivos. Cubillas insiste en que las acusaciones son falsas y el resultado de cinco días de tortura. Según el fugitivo de la Justicia española, su acusación forma parte de "una campaña de la derecha y de la social democracia española en contra del Gobierno de Venezuela". "Una campaña de la que, bueno, los refugiados vascos en Venezuela formamos parte", añadió.