Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lluvias paralizan el rescate de los sepultados por el lodo en Guatemala

El Gobierno eleva a 37 los fallecidos durante el fin de semana

Las lluvias torrenciales han sacudido el municipio guatemalteco de Tecpán, al oeste del país centroamericano, y ha sepultado bajo una alud de tierra a un centenar de personas. Un corrimiento arrastró en primera instancia a un autobús en el que fallecieron 12 personas. Poco después, otro deslizamiento de tierra enterró a cerca de 100 personas del equipo de rescate que trabajaba en las labores de emergencia.

Según los datos oficiales, 37 personas han muerto durante el fin de semana por las lluvias torrenciales. No obstante, el presidente del país, Álvaro Colom, ha comunicado a la prensa que son 40 las personas dadas por desaparecidas de forma oficial. "Es una tragedia nacional", ha manifestado Colom. "Es una pena que gente pobre esté pagando el precio de un desastre natural".

El presidente ha identificado Escuintla, Retalhuleu, Sololá, Chimaltenango, San Marcos, Quetzaltenango y Sacatepéquez como los departamentos más afectados. Sólo en Escuintla, las autoridades calculan en al menos 23.000 el número de damnificados por unas lluvias que también han alcanzado zonas del sur de México. Ante esta situación, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) ha avisado de la existencia de 10 ríos en peligro de desbordamiento, según el diario Prensa Libre .

Según la Conred, 30.500 personas se encuentran en riesgo, 41.865 han sido directamente afectadas, 10.162 han podido ser evacuadas hacia lugares seguros y 6.996 llevadas a albergues temporales. Además, el organismo informa de destrucción de puentes y carreteras, más de 80 derrumbes de diferentes magnitudes, destrucción de cultivos agrícolas e inundación de centenares de viviendas.

Las persistentes lluvias que afectan a la región desde la semana pasada ha saturado de agua las laderas de las montañas. México y Guatemala esperan más lluvias y las autoridades de ambos países están tomando precauciones para evitar nuevos derrumbamientos. Centroamérica en general y Guatemala en particular se encuentran en una zona sensible y de gran actividad de tormentas y huracanes, como Alex y Agatha, que ya ocasionaron decenas de muertos en junio. Los efectos de las lluvias son especialmente devastadores en Ciudad de Guatemala, situada sobre un terreno kárstico, lo que genera tremendos boquetes en la calle.