La ONU califica de "genocidio" la matanza de hutus en el Congo perpetrada por el Ejército ruandés en 1994

Según las filtraciones a algunos medios, en el borrador de un informe de próxima publicación se relatan asesinatos sistemáticos de decenas de millares de personas, entre ellos niños, mujeres y ancianos

Los crímenes del Ejército ruandés, ayudado por rebeldes congoleños, en la República Democrática del Congo en 1994 pueden ser calificados de genocidio, según el borrador de un informe de la ONU sobre la guerra en el país africano entre 1993 y 2003, documento que se publicará en su versión definitiva en los próximos días. La información se ha filtrado a algunos medios, entre ellos el diario francés Le Monde y la BBC .

De acuerdos con estas versiones, las milicias ruandeses controladas por los tutsis asesinaron a decenas de millares de hutus que se habían refugiado en el Congo. Los hutus habían huido por miedo a represalias después de que los tutsis, en junio de 1994, se hicieran con el poder poniendo fin al genocidio que se estaba produciendo en Ruanda. Extremistas hutus habían matado hasta aquel momento a unos 800.000 tutsis y hutus moderados.

Más información
La ONU reconoce errores en el caso de las violaciones masivas en Congo
La guerra planea sobre Congo
Kivu revive los fantasmas de Ruanda
La UE, indignada por el uso de la violencia sexual como arma de guerra en Congo

Entre las víctimas de las que se habla en el borrador de la ONU hubo niños, mujeres y ancianos. En el documento también se afirmaría que la forma en la que se perpetró la matanza respondió a una voluntad de llevar a cabo un genocidio. Los verdugos instalaron de forma sistemática puestos de control para identificar a los hutus y matarlos en el acto. El ministro de Justicia de Ruanda ha definido la publicación de este primer borrador como "basura".

Rupert Colville, portavoz de Navy Pillay , la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ha confirmado hoy en Ginebra la existencia del informe. El portavoz no ha confirmado ni desmentido, sin embargo, si el texto califica de "genocidio" los crímenes cometidos. "Se trata de un informe realmente excepcional, sin precedentes en muchos aspectos, que merece una presentación correcta, porque abarca diez años, un periodo en el que hubo tres gobiernos diferentes en la República Democrática de Congo", explicó el portavoz, visiblemente molesto por la filtración.

La noticia del inminente informe de la ONU llega pocos días después de que se conocieran las violaciones masivas de mujeres en una la provincia congoleña de Kivu Norte, durante un asedio que duró cuatro días, del 30 de julio al 2 de agosto. Un grupo de entre 200 a 400 rebeldes armados violaron a 179 mujeres a unos 30 kilómetros de una base de la misión de estabilización de la ONU en Congo. Los rebeldes que cometieron las violaciones eran guerrilleros congoleños y miembros de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), un grupo de la etnia hutu. Ayer, el Consejo de Seguridad de la ONU, en una reunión de emergencia en la que ha participado su secretario general, Ban Ki-moon, ha reconocido que los cascos azules en la zona debieron haber hecho más para proteger a los civiles e impedir las violaciones.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Ruanda, en busca del contexto por Ramón Lobo

Miles de refugiados hutus ruandeses caminan hacia la frontera de Ruanda con la República Democrática de Congo, cerca de la ciudad congoleña de Goma, tras abandonar el campo de refugiados de Mugunga (imagen de 1996).
Miles de refugiados hutus ruandeses caminan hacia la frontera de Ruanda con la República Democrática de Congo, cerca de la ciudad congoleña de Goma, tras abandonar el campo de refugiados de Mugunga (imagen de 1996).REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS