Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU reconoce errores en el caso de las violaciones masivas en Congo

Al menos 154 mujeres fueron violadas en una aldea a solo 30 kilómetros de una base de la ONU en la provincia de Kivu Norte.- EE UU ha condenado las agresiones sexuales mientras el Gobierno de la RDC minimiza su incidencia en el país

El Consejo de Seguridad de la ONU, en una reunión de emergencia en la que ha participado su secretario general, Ban Ki-moon, ha reconocido que los cascos azules en la zona de Luvungi, en la provincia de Kivu Norte de la República Democrática de Congo, debieron haber hecho más para proteger a los civiles e impedir la violación de casi 200 mujeres (154 según la ONU), ocurridas entre el 30 de julio y el 2 de agosto.

Los miembros de la misión de estabilización de Naciones Unidas en la RDC (MONUC) aseguran sin embargo que no fueron informados del ataque de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) y de las milicias mai-mai hasta 10 días después de que ocurriesen. La aldea de Bunangiri, donde vivían las mujeres violadas por rebeldes, se encuentra a 30 kilómetros de una base de MONUC.

Ban ha pedido a las autoridades de la RDC que "investiguen este incidente y lleven a los culpables ante la justicia". "La MONUC hace lo que puede dentro de sus competencias y trabajando con recursos limitados en un entorno excepcionalmente difícil. (...) Pero en momentos como estos, nos tenemos que preguntar si podríamos haber hecho más", ha reflexionado Ban.

El responsable de MONUC, Roger Meece, ha afirmado desde Goma, la capital de Kivu Norte, que se han tomado nuevas medidas para proteger a los civiles, como establecer contacto diariamente con las aldeas de la provincia. La MONUC asumirá que la aldea tiene problemas, si no obtiene respuesta a sus llamadas, y acudirá al lugar en su ayuda. Sobre el caso de Bunangiri, Meece ha insistido en que no fueron informados y ha justificado que "se realizaban varias series de patrullas regulares en Kibua". "Obviamente, ninguna de estas actividades fueron suficientes en este caso para impedir una tragedia terrible y los sucesos que tuvieron lugar", ha reconocido.

El presidente del Consejo de Seguridad, Vitaly Churkin, ha informado de que la ONU llevará a cabo su propia investigación para saber qué ha ido mal. "Tenemos la impresión general de que las cosas no funcionaron como deberían, y es la intención del Consejo revisar el caso en profundidad".

EE UU condena y Congo minimiza las violaciones

Hillary Clinton, secretaria de Estado de EE UU, ha condenado hoy las violaciones sistemáticas de la República Democrática de Congo. "Estos horribles ataques [las 154 violaciones] son un nuevo ejemplo de cómo la violencia sexual mina los esfuerzos de conseguir y mantener la estabilidad en áreas devastadas por el conflicto", ha manifestado Clinton. También ha recordado la resolución 1888 del Consejo de Seguridad de la ONU de hace un año que subraya la importancia de prevenir y responder a la violencia sexual usada como táctica de guerra contra los civiles.

Según Naciones Unidas, más de 8.000 mujeres fueron víctimas de violación el año pasado solo en las provincias de Kivu Norte y Kivu Sur, que tienen una fuerte presencia de grupos rebeldes armados. El Alto Comisariado de este organismo para los refugiados ha denunciado también que al menos 1.244 sufrieron agresiones sexuales en el primer trimestre de 2010, es decir, casi 14 violaciones al día de media.

El Gobierno de la RDC no ha tardado en reaccionar a los últimos datos facilitados hoy, y los ha minimizado. "Esta cifra, aunque indignante, representa un avance espectacular en la lucha contra la violencia sexual de este país", ha afirmado el portavoz gubernamental Lambert Mende. Desde 1996, "la RDC ha pasado de 15.384 casos de violación por año a una media de 4.976" en 2010, lo que significa una reducción del 70%, como ha subrayado.

Mende se ha defendido de las declaraciones de Margot Wallström, enviada especial de la ONU para la violencia contra mujeres y niños, que en abril denominó al país "capital de las violaciones". Ha insistido en que "según las estadísticas criminales mundiales más recientes", la RDC ocupa el puesto 27 en cuanto a violaciones, mientras EE UU está en noveno lugar, Francia en el 14º, y Sudáfrica en cabeza.