Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un asesinado cada media hora en Venezuela en 2009

Un estudio del estatal Instituto Nacional de Estadísticas, encargado por la vicepresidencia, reconoce los incontrolados niveles de violencia que sacuden al país sudamericano, por encima de Colombia y México

El año pasado, en Venezuela murieron asesinadas 19.133 personas, lo que se traduce, en promedio, a un muerto cada casi media hora. Estas cifras espeluznantes de la violencia que sacude al país sudamericano se desprenden de un informe que mandó elaborar el mismo Gobierno al Instituto Nacional de Estadísticas y que reproduce la prensa venezolana hoy.

Según esta cifra, la tasa de homicidio es de 75 por cada 100.000 habitantes. Casi el doble que Colombia (38 por cada 100.000) donde se vive desde hace medio siglo un conflicto armado, y más de nueve veces que México (8 por cada 100.000) país azotado por los grupos de narcotraficantes, según cifras de la ONG Observatorio Venezolano de Violencia.

El diario El Nacional ofrece hoy detalles del informe, al que tuvo acceso, después de provocar al Gobierno de Hugo Chávez la semana pasada con la publicación de una fotografía de la morgue de Caracas, llena de cadáveres de asesinados a tiros. La publicación de la foto provocó una dura reacción del Gobierno que a través de la Defensoría del Pueblo, ha denunciado a ese diario y a otro, Tal Cual, prohibiéndoles publicar imágenes "que puedan atentar contra los derechos de los menores", en momentos de plena campaña electoral para los comicios legislativos del 26 de septiembre.

El estudio del INE, de 279 páginas y titulado Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Ciudadana 2009, fue desarrollado en un trabajo de campo que duró 12 semanas en las cuales fueron consultados 20.055 hogares. Fue encargado por la vicepresidencia entre el 16 de agosto y el 16 de noviembre de 2009, el cual se presentó al Gobierno en mayo de 2010. Hasta ahora era un secreto.

La encuesta desvela que la mayoría de las víctimas, más de un 80%, son hombres de entre 25 y 44 años de edad y de los estratos socioeconómicos más bajos. Otro dato preocupante es que casi ocho de cada 10 de los asesinatos fueron cometidos con armas de fuego.