Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno iraní desmiente que la explosión cerca de Ahmadineyad fuera un atentado

Confusión sobre un posible ataque en el que supuestamente un hombre lanzó una bomba casera al convoy del presidente

Fuentes oficiales del Gobierno iraní han desmentido la información, dada por la cadena emiratí de televisión Al Arabiya, sobre un posible atentado frustrado contra el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad. Al Arabiya aseguró en su información que el mandatario ha escapado hoy de un intento de asesinato al ser atacada su comitiva en la ciudad de Hamadan, al oeste del país, pero poco después la emisora iraní Press TV, citando fuentes de la presidencia, ha desmentido el suceso.

La confusión ha rodeado al posible atentado contra el presidente iraní. La emiratí Al Arabiya dijo que un individuo lanzó una bomba de fabricación casera al convoy de Ahmadineyad antes de ser detenido. Mientras tanto, la cadena de televisión libanesa Future TV informó de que el ataque causó varios heridos.

El presidente viajaba desde el aeropuerto de Hamadan hacia un campo deportivo. El automóvil que supuestamente sufrió el ataque trasladaba a varios periodistas que acompañaban a Ahmadineyad. Sin embargo, según las imágenes mostradas en Al Arabiya en una conexión en directo, el presidente iraní apareció en el campo deportivo donde dio un discurso ante la multitud. Estaba aparentemente bien y no se hizo mención al ataque ni por parte del mandatario ni la televisión. Hasta que saltó la información en otros medios árabes como Future TV.

Sin embargo, la agencia Reuters mantiene su versión sobre la gravedad de los hechos. Una fotografía de Reuters muestra a los guardaespaldas de Ahmanidineyad reaccionando ante el sonido de una explosión. La cara del presidente refleja tensión y asombro mientras los guardias de la comitiva hacen por protegerle en lo alto del vehículo que se pasea por unas abarrotadas calles de Hamadan.

Tras esto, fuentes de la presidencia de Irán han asegurado que esa explosión junto al convoy de Ahmadineyad fue causada por "un petardo". La agencia oficial de noticias iraní Irna ha negado que el presidente hubiera sido objeto de un atentado y ha asegurado que el confuso incidente se debió a la explosión de unos petardos al paso de la caravana presidencial.

"El incidente no detuvo la ceremonia de bienvenida (al presidente) pero algunos medios extranjeros intentaron remover en aguas revueltas y aseguraron que se trató de un intento de asesinato contra el dirigente iraní", señala Irna. Los jóvenes iraníes, según la agencia, "suelen hacer explotar petardos en señal de alegría durante celebraciones especiales, como la fiesta de Año Nuevo, o al final de los partidos de fútbol".

El corresponsal de Al Yazira en Irán, Alí Reza Ronaghi, ha dicho: "He recogido informaciones de los periodistas que viajaban en el convoy de Ahmadineyad y que han dicho que no habían oído nada", ha informado el corresponsal de Al Yazira.

El último atentado contra el régimen iraní se dio el 18 de octubre de 2009. Un ataque suicida contra la Guardia Revolucionaria iraní mató a seis oficiales de alto rango y a otras 29 personas en el sureste del país. El grupo rebelde suní Jundollah (Soldados de Dios) se atribuyó el atentado.

Tensión en la zona

Esta información sobre el supuesto atentado llega dos días después de que el presidente asegurara que Israel tenía planes para asesinarlo. "Los estúpidos sionistas han contratado mercenarios para asesinarme", dijo el presidente durante una conferencia sobre iraníes expatriados en Teherán. Estas palabras del mandatario del país persa ponen de relieve la tensión de la zona. Para el régimen conservador de Ahmanideyad, Israel es el mayor enemigo del mundo árabe.

En el delicado mapa de Oriente Próximo, cualquier incidente puede desencadenar una enfrentamiento armado. Ayer, Líbano e Israel se enfrentaron en la frontera con un intenso fuego cruzado entre los Ejércitos de ambos países. El choque armado, el más grave desde la guerra de 2006 entre los israelíes y los milicianos de Hezbolá, causó cuatro muertos.

Esta semana, mientras tanto, Ahmadineyad aseguró haber llamado al presidente de EE UU, Barack Obama, para tener con un él un encuentro televisado en el que debatir sobre los distintos puntos de vista de ambos para solucionar los problemas del mundo.