Sarkozy denuncia "calumnias" y "mentiras" contra él y su Gobierno

Ha hablado en una entrevista en France 2 en horario de máxima audiencia sobre las acusaciones de corrupción.- Horas antes de su presentación la policía registra las viviendas de Lilianne Bettencourt, la mujer más rica de Francia, y de un amigo en busca de evidencias

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, ha denunciado hoy una campaña de "calumnias" y "mentiras" en relación con su vinculación con presuntas irregularidades fiscales de la multimillonaria Liliane Bettencourt. Asimismo, el mandatario ha manifestado su "total confianza" en el ministro de Trabajo, Eric Woerth, cuyo nombre se ha relacionado también con esas presuntas irregularidades de la heredera de L'Oréal, y ha dicho que este será quien llevará adelante la reforma de las pensiones, uno de los proyectos "estrella" del Gobierno francés.

Sarkozy ha hablado esta tarde a sus conciudadanos en una entrevista televisada en horario de máxima audiencia, en la que aseguró que "estaba preparado" para hacer frente a lo que ha calificado de una "campaña" en su contra por presuntas irregularidades en la financiación de su partido, la Unión por un Movimiento Popular (UMP). Es la primera vez que se pronuncia sobre el asunto, un día después de que se haya hecho público el resultado de una investigación oficial que exonera a una de las figuras centrales de este escándalo, el actual ministro Eric Woerth, al sostener que no tuvo nada que ver con las prerrogativas fiscales irregulares que Betencourt disfrutó supuestamente bajo Gobiernos de la UMP.

Más información

Horas antes de la entrevista, la policía ha registrado las viviendas de Bettencourt y de su amigo cercano el fotógrafo Francois-Marie Banier, a quien presuntamente ha dado regalos valorados en 1.000 millones de euros, según informa la agencia Reuters.

"Me apoya de forma increíble"

La Inspección General de Finanzas publicó ayer el informe en la web el ministerio del que depende, el de Presupuestos, aunque en un principio estaba previsto para hoy. El documento revela que Woerth no cometió abuso de poder ni intervino para favorecer fiscalmente a la heredera de L'Oréal. "El señor Woerth, durante el periodo en que era ministro de Presupuestos (entre mayo de 2007 y marzo de 2010), no intervino ante los servicios que estaban bajo su autoridad para pedir, impedir u orientar una decisión o control sobre la señora Bettencourt", señala el documento, de apenas 12 páginas y que no cierra el escándalo según Le Monde.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Según el documento de la IGF, Woerth tampoco intervino a favor de François-Marie Banier -el fotógrafo declarado por Liliane Bettencourt su heredero universal- o de Patrice de Maistre, el encargado de gestionar la fortuna de Bettencourt . El informe también afirma que "las informaciones obtenidas en el marco de la inspección fiscal a Banier, particularmente de fuente judicial, no son de una naturaleza que conduzca a la Administración a poner en marcha un examen de la situación fiscal personal de Bettencourt. Desde la izquierda, varios diputados cuestionaban su validez antes incluso de su publicación, al igual que la asociación Transparencia internacional. "La IGF está bajo la autoridad directa del ministerio de las finanzas y no tiene ninguno de los atributos de un organismo independiente", afirmó a su presidente, Daniel Lebègue.

El informe lava la imagen de un ministro en serios apuros en las últimas semanas, ante las crecientes sospechas de su implicación en el escándalo protagonizado por la heredera de la firma de cosméticos, de 87 años, considerada la mujer más rica Francia. Las conclusiones de este documento suponen un alivio para el presidente francés. Sarkozy siempre ha defendido a Woerth, que, además de titular de Trabajo y artífice de la reforma de las pensiones que este mismo martes llegará al Consejo de ministros, es también tesorero de la UMP. "Me apoya de forma increíble, nunca he visto a un presidente de la República apoyar tanto a uno de sus ministros, es extraordinario y eso muestra también un equipo", dice Woerth en declaraciones que hoy recoge Le Journal du Dimanche. Woerth era el tesorero de la campaña que llevó a Sarkozy a la Presidencia, momento en el que supuestamente se recibieron donaciones ilegales procedentes de Bettencourt y su ya difunto marido.

El caso L'Oréal comenzó con la disputa por la herencia de Bettencourt quien, según el contenido de grabaciones de conversaciones privadas filtradas a la prensa, se benefició de un trato fiscal del entonces ministro de Presupuestos. De esas mismas conversaciones se deduce que la rica heredera puede tener propiedades en el extranjero no reveladas a las autoridades francesas, con la presunta intención de evadir el pago de impuestos. Además, Patrice de Maistre llegó a reconocer que tiene dos cuentas en Suiza no declaradas por valor de 78 millones de euros.

Eric Woerth, en la Asamblea francesa el pasado 6 de julio.
Eric Woerth, en la Asamblea francesa el pasado 6 de julio.AFP
Liliane Bettencourt es la mujer más rica de Francia, heredera del imperio L'Oréal, con una fortuna de 17.000 millones de euros. A raíz del escándalo se ha descubierto que escondía dos cuentas opacas en Suiza que, según promete, va a recolocar en Francia. Con 87 años, sorda y aislada, no se habla con su única hija, Françoise, a causa de la denuncia que ésta interpuso contra su amigo, el fotógrafo François-Marie Banier. La millonaria apareció el viernes en televisión: aparentemente lúcida a pesar de la sordera, se fue por la tangente a la hora de responder sobre su presunto delito de evasión fiscal. A la pregunta de si entendía que la opinión pública se extrañara alarmara cuando se enteró de que había hecho regalos a un amigo por más de 1.000 millones de euros, respondió, algo despectiva: "Sí, lo entiendo; ¿Y qué pasa?"
Liliane Bettencourt es la mujer más rica de Francia, heredera del imperio L'Oréal, con una fortuna de 17.000 millones de euros. A raíz del escándalo se ha descubierto que escondía dos cuentas opacas en Suiza que, según promete, va a recolocar en Francia. Con 87 años, sorda y aislada, no se habla con su única hija, Françoise, a causa de la denuncia que ésta interpuso contra su amigo, el fotógrafo François-Marie Banier. La millonaria apareció el viernes en televisión: aparentemente lúcida a pesar de la sordera, se fue por la tangente a la hora de responder sobre su presunto delito de evasión fiscal. A la pregunta de si entendía que la opinión pública se extrañara alarmara cuando se enteró de que había hecho regalos a un amigo por más de 1.000 millones de euros, respondió, algo despectiva: "Sí, lo entiendo; ¿Y qué pasa?"EPA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción