BP promete sellar completamente el pozo en el Golfo a final de mes

El consejero delegado, Tony Hayward, anuncia que se colocará la cúpula en las próximas horas e inmediatamente se sabrá si funciona este último esfuerzo por contener el flujo de crudo.- La Casa Blanca enviará una factura inicial a la petrolera británica de unos 57 millones

Houston / Palos Verdes - 03 jun 2010 - 18:33 UTC

El consejero delegado de BP, Tony Hayward, ha salido este jueves de nuevo a dar la cara ante la prensa para calificar de "hito importante" el haber cortado la tubería por la que se escapa el crudo que ha generado el peor vertido en la historia de Estados Unidos. El máximo ejecutivo de la petrolera británica ha anunciado que será a finales de este mes cuando podrán instalar un contenedor que sellará completamente el pozo. Pero no han sido todo buenas noticias para BP. Por una parte las agencias de calificación han rebajado su nota por el accidente y el posterior manejo del derrame, y por otra Washington ya ha anunciado el envío de la primera factura por los costes ecológicos y financieros del vertido. Son 57 millones de euros que deberán reembolsar, antes del 1 de julio, a los contribuyentes estadounidenses que están financiando las labores de limpieza a lo largo de decenas de kilómetros en las costas de Luisiana.

Más información

Aunque es pronto para cantar victoria -sobre todo después de varios intentos fallidos para cerrar la fuga de miles de barriles diarios-, la compañía ha logrado cortar la tubería a 1,5 kilómetros de profundidad para acoplarle una cúpula y así poder aspirar el crudo a la superficie. Según la agencia de noticias Reuters, BP estaría en condiciones de comenzar esta madrugada (hora española) a recoger fuera del mar el crudo y el gas que emana del pozo. Thad Allen, comandante de la Guardia Costera estadounidense, ha definido los últimos avances como un "importante paso adelante". Hayward ha dicho que las próximas 12 a 24 horas se sabrá si este nuevo intento de contención del derrame tiene éxito.

Este nuevo avance se produce el mismo día en que las agencias de calificación de riesgo Fitch y Moody's han rebajado la calificación de la petrolera British Petroleum (BP) por el vertido de crudo de un pozo en el golfo de México. Fitch ha recortado la nota de (BP) de "AA+" a "AA" con "perspectiva negativa". Fitch además la ha puesto "en observación".

La nueva estrategia de BP para frenar la fuga, tras el fracaso de la campana y del top kill, consiste en cortar partes del conducto afectado para que una cúpula recoja el vertido y lo canalice hacia un contenedor en la superficie. La operación tuvo que interrumpirse temporalmente el miércoles cuando una de las sierras se quedó atascada en la tubería por la que mana el petróleo. No ha sido hasta un día después cuando se han retomado los trabajos.

Obama viaja de nuevo a Luisiana

Mientras, la Casa Blanca ha informado de que el presidente estadounidense, Barack Obama, volverá a visitar la costa de Luisiana mañana viernes para "evaluar los últimos esfuerzos para contener el vertido", el peor desastre ecológico de Estados Unidos. Se trata de la tercera vez en un mes que el presidente visita la zona afectada. No se han aportado detalles de la agenda que desarrollará Obama ni el tiempo que permanecerá en Luisiana.

Obama, que ha ordenado que se triplique la dotación de personal y recursos para combatir el derrame y limpiar la marea negra, ha asegurado que la lucha contra el vertido es su principal prioridad en la actualidad.

La marea, a punto de alcanzar Florida

La marea negra procedente del golfo de México se encontraba el jueves a unos 9,5 kilómetros de la zona de Panhandle, en el noroeste de Florida, y los expertos calculan que llegará muy pronto al litoral occidental del Estado, que está protegido por barreras flotantes.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, en inglés) informó de que, de acuerdo con sus proyecciones, una "punta de la mancha de crudo podría impactar Panhandle esta semana".

La NOAA, que ha situado los condados floridanos de Escambia y Santa Rosa en el cono de trayectoria de la marea negra, señaló que se ha colocado una cadena de 78 kilómetros de barreras sintéticas flotantes en zonas de la costa occidental del Estado.

Los vientos y las corrientes mantuvieron el crudo en las pasadas seis semanas lejos de las famosas playas del Panhandle, pero ahora han cambiado de dirección y están impulsando masas de chapapote (alquitrán) y capas de petróleo hacia esa zona.

Numerosos turistas y residentes se han acercado a las playas de Pensacola tras conocer por los medios que la mancha se hallaba cerca de sus blancas arenas. Asimismo, cadenas de televisión como NBC han instalado ya sus parabólicas en las playas para recoger el momento en que las primeras oleadas de crudo comiencen a manchar el litoral de Pensacola.

Críticas de James Cameron

La enésima complicación para detener el vertido, que comenzó hace más de seis semanas, coincidió con las criticas del director de cine James Cameron a la gestión de la catástrofe ecológica. Según explicó también la madrugada del jueves (hora española) en una conferencia sobre tecnología celebrada en la localidad californiana de Palos Verdes, el director de Avatar y Titanic ha ofrecido su asesoramiento a BP, aunque la compañía la ha rechazado.

"En las últimas semanas he asistido, como todos hemos hecho, con creciente horror y pena al ver lo que está pasando y pensando que esos idiotas no saben lo que están haciendo", dijo Cameron. El director de cine ha participado en el desarrollo de expediciones submarinas para estudiar los restos del Titanic, que naufragó en 1912, y del acorazado alemán Bismarck, hundido por la marina inglesa en la Segunda Guerra Mundial.

Las palabras de Cameron han llegado un día después de su participación en una reunión celebrada en la sede de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE UU en Washington con el objetivo de aportar nuevas ideas en la solución de la catástrofe.

En la misma, y según el relato del poderoso director y productor de cine, este ofreció su ayuda al Gobierno y BP para luchar contra el vertido, pero la compañía la rechazó "gentilmente". Cameron también aclaró que no ha hablado directamente con la Casa Blanca sobre su ofrecimiento, aunque sí sugirió que el Gobierno federal necesitaría tomar un papel más activo en la lucha contra el derrame.

Lo más visto en...

Top 50