Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michelle Obama llega a México en su primer viaje oficial en solitario

La visita de Obama es "un reconocimiento de los profundos lazos que unen a México y a EE UU" según la Embajada estadounidense

La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, ha llegado a México en su primera visita oficial al extranjero en solitario entre niños que la aguardaban agitando banderas de ambos países en el aeropuerto de la capital mexicana. Obama ha bajado del avión en el que ha viajado desde Puerto Príncipe (Haití) y ha sido recibida por personal de protocolo y los embajadores de México y de Estados Unidos, Arturo Sarukhán, y Carlos Pascual. Con el viaje se pretende estrechar los lazos entre las dos naciones vecinas, embarcadas en un esfuerzo común por aumentar sus relaciones comerciales y luchar contra los violentos carteles de de la droga.

Según el programa difundido por la Embajada estadounidense, la visita de Obama es "en reconocimiento de los profundos lazos que unen a México y a Estados Unidos". "México es un primer paso natural para mí", ha dicho Obama en el avión que la llevaba al país vecino, según un vídeo grabado por la Casa Blanca. "Las relaciones que mantienen nuestros países son profundas y amplias. Muchos ciudadanos estadounidenses remontan sus raíces a México", ha añadido.

Antes de llegar a suelo mexicano, Obama ha realizado una breve visita de carácter privado a Puerto Príncipe para conocer de cerca la difícil situación en Haití, tras el terremoto del pasado 12 de enero. El avión ha arribado al hangar presidencial en Ciudad de México a las 20.11 hora local (15.11 en la España peninsular). Obama no ha hecho declaraciones a la prensa a su llegada. Tras el saludo protocolario, la primera dama estadounidense se ha dirigido sonriente a un numeroso grupo de niños que agitaban banderas de Estados Unidos y México, y a varios de ellos les ha estrechado la mano y ha besado en la cara.

El programa oficial

La primera dama ha subido después a un automóvil escoltado por otros 20 vehículos rumbo al hotel donde se hospeda. Después, se ha reunido de forma privada con Margarita Zavala, esposa del mandatario del país, Felipe Calderón, en la residencia presidencial. En medio de un fuerte pero discreto dispositivo de seguridad, las primeras damas han recorrido juntas el Museo Nacional de Antropología, sede de la mayor colección de piezas mundial del México antiguo y considerado uno de los mejores museos de América Latina. Posteriormente, la esposa del presidente de EE UU se ha encontrado con profesores y estudiantes de la Escuela Siete de Enero, una primaria pública para niños de bajos recursos de seis a 12 años que participa en un programa de mentores con la American School Foundation, una escuela preparatoria internacional.

Michelle Obama tendrá además una charla con estudiantes en la Universidad Iberoamericana de la capital de México, uno de los centros más prestigiosos del país al que asisten más de 11.000 alumnos. Junto a Margarita Zavala, se encontrará en la residencia oficial de Los Pinos con mujeres líderes, tras la cual asistirá a una cena con Calderón. El jueves, último día de su visita oficial, tendrá una reunión privada con empleados de la embajada de Estados Unidos y un desayuno con un grupo de jóvenes líderes mexicanos en la Hacienda de los Morales, lugar que data del siglo XVI. Al concluir el desayuno, Michelle Obama partirá de Ciudad de México.

De lo que hablará... y de lo que no

Se espera que durante la visita, Obama, muy sensibilizada con los asuntos sociales, haga una declaración a favor de impulsar la educación entre las clases desfavorecidas. No está previsto, sin embargo, que hable de la dura guerra del Gobierno mexicano contra un tráfico de drogas que tiene su principal destino en EE UU. Desde que Calderón llegó al poder a finales de 2006, se calcula que han muerto 22.700 personas en esta guerra. Washington está muy implicado en esta lucha y, entre otras medidas, ha mandado mil millones de dólares (734 millones de euros) en ayuda contra la droga, entre otras medidas. EE UU ha advertido a sus ciudadanos que no realicen viajes, salvo que sean completamente necesarios, a lo largo de la frontera de EE UU-México y la matanza de tres personas vinculadas al consulado estadounidense en Ciudad Juárez el mes pasado redobló su presión sobre México.

En su papel como la primera dama, Obama está prefiriendo mantenerse al margen de la política y se define a sí misma como "la mamá en jefe" a sus dos hijas, Sasha y Malia. La esposa de Barak Obama pregona que la educación y la salud son sus causas favoritas, ha plantado un huerto orgánico en la Casa Blanca y ha promovido la alimentación sana y el ejercicio a escala nacional con la campaña Let's Move (Vamos a movernos. Pero su visita solidifica el interés por México de su marido, que ya viajó dos veces para encontrarse con Calderón desde la toma de posesión en enero de 2009.