Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo opositor cubano propone un referéndum para acabar con el ayuno de Fariñas

El disidente lleva en huelga de hambre y sed desde el 24 de febrero para reclamar la excarcelación de 26 presos

El grupo de la disidencia Agenda para la Transición Cubana, al que pertenece el activista Guillermo Fariñas, en huelga de hambre y sed desde el 24 de febrero para reclamar la excarcelación de 26 presos de conciencia enfermos, presentó ayer al Gobierno de Raúl Castro una fórmula "humanitaria" para terminar con la crisis provocada por el ayuno del opositor. La propuesta, que difícilmente será aceptada por las autoridades, consiste en realizar una consulta popular durante las próximas elecciones municipales, previstas para el 25 de abril, con el objetivo de que los cubanos se pronuncien sobre qué hacer con los presos políticos.

La pregunta concreta sería: "En relación con los presos políticos, usted es partidario de: 1. Que todos sean puestos en libertad. 2. Que se libere a los más enfermos por razones humanitarias. 3. Que no se libere a ninguno". En un comunicado, la Agenda para la Transición asegura que si durante las próximos comicios para elegir a 15.093 delegados del Poder Popular (concejales) se hiciera dicha consulta a la población, cualquiera que fuese el resultado Fariñas dejaría la huelga de hambre.

El opositor se encuentra ingresado en una sala de terapia intensiva del hospital provincial de Santa Clara y recibe alimentación por vía parenteral. Lleva 45 días sin ingerir líquidos ni alimentos sólidos, y aunque su estado es "grave" está "estable", según fuentes opositoras. El comunicado rechaza los pronunciamientos realizados por Raúl Castro sobre Fariñas y el preso de conciencia Orlando Zapata, fallecido el 23 de febrero después de 85 días de huelga de hambre, a qioenes el mandatario calificó de "delincuentes comunes".

Rechaza también la versión de la "campaña mediática" contra Cuba. "No creemos que exista una 'descomunal campaña de descrédito' contra su Gobierno. La única arremetida propagandística de este tipo es la que realizan algunos periodistas cubanos (...) al dar a esos valientes luchadores el título infamante de "mercenarios", asegura el documento. Al presentarlo, los activistas dijeron ser "conscientes" de que es muy difícil que el Gobierno acepte la iniciativa de referéndum disidente, por lo que probablemente Fariñas continuará con la huelga. Allí presente, Felix Bonne, uno de sus compañeros de disidencia, reiteró su compromiso de recoger la "antorcha" de Fariñas y declararse en huelga de hambre si este muere.

Mientras tanto, el diario Granma repitió ayer en un editorial las últimas acusaciones de Raúl Castro contra Estados Unidos, Europa y los medios de prensa internacionales por la "campaña" desatada tras la muerte de Zapata. "El imperio y sus aliados se han lanzado a una nueva cruzada para intentar demonizar a Cuba. Su poderosa maquinaria política y mediática ha puesto en marcha una colosal operación de engaño con el objetivo de desacreditar el proceso revolucionario, desestabilizar el país y provocar las condiciones para la destrucción de nuestro sistema social", asegura el diario.

Granma llama "show" al ayuno de Fariñas y descalifica a las Damas de Blanco - esposas, madres y familiares de los 75 opositores condenados apresados en 2003 - por prestarse "al juego enemigo" y se "sustentadas con dólares salpicados de sangre cubana". Según las autoridades, Washington "usa a sus mercenarios" y utiliza las huelgas de hambre para sus fines propagandísticos. "Para obtener bochornosos dividendos políticos, los lanzan a la muerte, sin importarles un ápice verdaderamente esos seres humanos; como no les ha importado nunca tampoco la muerte de más de 3.000 cubanos por actos terroristas organizados y financiados desde EE.UU". afirma.