El Gobierno de Chávez detiene a un dirigente opositor por conspiración

Oswaldo Álvarez insinuó nexos de Chávez con ETA y las FARC en Globovisión

En un coche negro sin identificación y conducido por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), se llevaron detenido al dirigente político de oposición Oswaldo Álvarez Paz este lunes por la noche (hora local). Álvarez Paz había sido imputado tres días antes, el 19 de marzo, por los delitos de conspiración, instigación pública a delinquir y difusión de información falsa, después de declarar en un programa de opinión que varios informes internacionales indicaban que el Gobierno venezolano tiene nexos con grupos terroristas, como la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y ETA, que, a su vez, están vinculados al narcotráfico. Si el tribunal lo encuentra culpable de estos cargos, podría ser condenado a penas de entre 2 y 16 años de prisión.

Más información
España envía a Cuba el auto del juez Velasco sobre las relaciones ETA-FARC
El Gobierno venezolano colaboró con ETA y las FARC, según el juez Velasco
Detenido en Venezuela el presidente de Globovisión por criticar al Gobierno
Human Rights Watch critica las detenciones en Venezuela
Human Rights Foundation califica al ex gobernador de Zulia de "prisionero de conciencia" de Venezuela

Desde el final de la tarde, el dirigente opositor sabía de la orden de captura que se había librado en su contra. Así que preparó una maleta pequeña con ropa y enseres, y esperó la llegada de los funcionarios, que se produjo a las 21.30 (hora local). "Estoy asumiendo la responsabilidad por las cosas que he dicho y hago", dijo Álvarez ante las cámaras de televisión antes de subir al coche que lo llevaría a la sede de la policía política.

Álvarez Paz es en la actualidad dirigente del partido opositor Alianza Popular. Entre 1989 y 1992 fue gobernador del Estado petrolero de Zulia y candidato a la presidencia de la República por el partido socialcristiano COPEI en 1993.

Entre otras cosas, el 8 de marzo, durante el programa de opinión Aló, ciudadano, que retransmite el canal privado Globovisión, insinuó la posibilidad de que el presidente Hugo Chávez esté directamente involucrado en la supuesta relación que mantienen funcionarios del Estado con organizaciones como ETA y las FARC, y pueda "caer" si se hace una investigación a fondo. Al referirse al proceso que sobre este asunto se sigue en la Audiencia Nacional de España, afirmó: "En todas esas investigaciones va apareciendo participación de efectivos de las Fuerzas Armadas en las reuniones, en los cursos de entrenamiento, en aportes específicos. Porque no fue solamente un curso de entrenamiento: son un montón que se han hecho en campamentos de las FARC en territorio venezolano".

Por tales declaraciones, el diputado oficialista Manuel Villalba, presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Comunicación Social del Parlamento, creyó que Álvarez Paz debía ser sancionado. Así que fue él quien consignó la denuncia ante la Fiscalía General.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

De ser hallado culpable, Álvarez Paz podría ser castigado por el delito de conspiración con una condena a prisión de entre 8 y 16 años; entre 3 y 6 años por el de instigación a delinquir, y entre 2 y 5 años por el de difundir información falsa. Ayer debía ser presentado a los tribunales, pero la audiencia fue diferida para hoy. La aspiración de su abogado, Pedro Estacio, es que sea juzgado en libertad, aunque de antemano reconoce que será difícil defenderlo: "Todos estamos bajo libertad condicional" en Venezuela, asegura.

El ministro de Interior y Justicia, Tarek el Aissami, criticó la difusión que le dieron el lunes los medios locales a la noticia de la detención. "Ya lanzan al mundo que Chávez arbitrariamente detiene a un dirigente de la oposición, cuando eso es falso", se quejó ayer, y agregó que el de Álvarez Paz será un juicio como cualquier otro.

El dirigente opositor Oswaldo Álvarez Paz, en Caracas.
El dirigente opositor Oswaldo Álvarez Paz, en Caracas.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS