Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piñera se fija 60 días para restablecer la normalidad en Chile

El nuevo presidente del país cifra en 21.800 millones de euros los daños causados por el terremoto

El nuevo presidente de Chile, Sebastián Piñera, se ha marcado un plazo de dos meses para restablecer la normalidad en las áreas de salud, educación e infraestructuras básicas tras el terremoto que el 27 de febrero sacudió el centro y sur del país. Piñera ha manifestado este compromiso en el inicio de una visita de dos días a las regiones sureñas del Maule y del Bio Bío, las más afectadas por el sismo, donde ha anunciado un plan para la reconstrucción de cerca de un millón de viviendas dañadas.

El presidente se ha desplazado este sábado hasta Concepción, a 515 kilómetros al sur de Santiago, que hoy se ha despertado con un nuevo temblor de 5,8 en la escala de Richter, según el Servicio Sismológico de la Universidad de Chile. El movimiento telúrico, detectado a las 7.34 hora local (11.34 en la España peninsular), tuvo su epicentro a 47 kilómetros al oeste de la localidad costera de Lebu, que a su vez se encuentra a unos 140 kilómetros al sur de Concepción.

1.609 detenidos por el toque de queda

En la cercana localidad de Talcahuano, devastada por el terremoto y posterior tsunami del 27 de febrero, Piñera ha establecido, en su tercera jornada como presidente, un periodo máximo de 60 días para solucionar las prioridades en las áreas de salud, educación y carreteras. Ha exigido a su ministro de Educación, Joaquín Lavín, que en 45 días los cerca de 1,2 millones de niños que aún no han iniciado el curso escolar ya asistan a clases. El propio ministro ha estimado hoy que cerca de 560.000 alumnos no van a poder volver a sus colegios originales y deberán ser reubicados en otros centros y ha señalado que los daños del terremoto se calculan en 2.100 millones de dólares (1.500 millones de euros).

Además, Piñera ha reclamado a su ministro de Salud, Jaime Mañalich, que normalice la atención a través de hospitales de campaña y emergencia, dado que 18 centros públicos del país están dañados a causa del terremoto. En tanto, el ministro de Obras Públicas, Hernán de Solminihac, deberá reparar las infraestructuras más urgentes para poder poner en marcha el aparato productivo del país. Los anteriores titulares de esos ministerios cifraron los daños del terremoto en unos 3.600 millones de dólares (en euros, 2.600 millones) en el caso de los hospitales y unos 1.200 millones de dólares (870 millones de euros) en el caso de las infraestructuras públicas. Piñera señaló que los daños totales causados por el sismo ascienden a 30.000 millones de dólares (21.800 millones de euros).

Piñera ha explicado que el ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, ya trabaja en un plan para reponer la actividad pesquera, seriamente afectada por el maremoto, a través de subsidios y préstamos blandos destinados a reconstruir y comprar embarcaciones. Entre las novedades anunciadas hoy también figura un programa para reconstruir las viviendas que estén en condiciones de ser reparadas, instalar casas prefabricadas y dar una ayuda para que los propietarios reparen y reconstruyan sus propios hogares. Además, el Ejecutivo enviará "en los próximos días" al Congreso dos proyectos de ley ya anunciados.

Uno de ellos será de emergencia, para utilizar todas las herramientas y recursos disponibles para enfrentar la emergencia, y otro será de reconstrucción e implicará "una reformulación muy profunda" del presupuesto de 2010. Piñera se ha mostrado partidario de mantener el toque de queda que desde el 28 de febrero rige en las regiones del Maule y del Bio Bío "para garantizar el orden público y la seguridad ciudadana". Según informa La Tercera, 1.609 personas han sido detenidas hasta el momento a raíz del toque de queda en estas zonas regiones sureñas. Tras su paso por Talcahuano, Piñera visitará las localidades costeras de Dichato, Cauquenes, Pelluhue y Curanipe, y finalizará su recorrido en Talca, a 260 kilómetros al sur de Santiago, para desplazarse el domingo a Iloca y Curicó antes de regresar a la capital.