El PIB de Brasil bajó un 0,2% en 2009

Es la primera contracción en 18 años de la economía del país suramericano

Los datos oficiales del producto interior bruto (PIB) brasileño, que descendió un 0,2% en 2009, la primera cifra negativa en 18 años, son un jarro de agua fría para el Gobierno. Sin embargo, el Gobierno ha considerado el resultado "razonable", según dijo ayer el ministro de Economía, Guido Mantega, si se tiene en cuenta que el mundo ha sufrido la mayor crisis financiera de los últimos 80 años y que Brasil ha presentado un PIB muy superior al de Europa y Estados Unidos.

El presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, no se ha mostrado extrañado, porque "ya esperaba esa noticia negativa", y ya piensa en las previsiones de crecimiento para este año, que según los analistas puede superar el 5%.

La economía brasileña creció un 5,14% en 2008 y los más optimistas esperaban un resultado positivo, aunque menor, para 2009. Sin embargo, a pesar de la ducha fría del saldo negativo, la buena noticia de ayer fue que en el cuarto trimestre del año pasado el PIB creció un 2% relación con el trimestre anterior, lo que apunta a que Brasil ha dejado atrás la crisis y los resultados negativos.

A los malos resultados de 2009 han contribuido, sobre todo, el crecimiento negativo de la industria (-5,5%) y del sector agropecuario (-5,2%). Sin embargo, el sector servicios creció un 2,6%.

Dentro de la industria, las caídas más importantes correspondieron a la industria de transformación (-7%) y la de construcción civil (-6,3%). Los resultados negativos en el sector agrario fueron consecuencia de la reducción de la producción de trigo (-16%), maíz (-13,5%), café (-12,8%) y soja (-4,8%).

Con la variación negativa del PIB y el crecimiento del 0,99% de la población, el PIB per cápita bajó un 1,2% en 2009.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los analistas no consideraron ayer excesivamente negativa la caída del PIB en un 0,2%, ya que todos perciben señales evidentes de crecimiento económico en los primeros meses de 2010. Miriam Letão, columnista económica del diario O Globo, una de las voces más críticas y más escuchadas en el país, escribió ayer en su blog que "la noticia no es negativa, porque el país se está recuperando de forma rápida". Por su parte, el presidente del Banco Central, Henrique Meirelles, aseguró ayer que "la economía en Brasil tiene un crecimiento vigoroso".

Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff (de blanco), el miércoles, en una planta de Petrobras en São Paulo.
Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff (de blanco), el miércoles, en una planta de Petrobras en São Paulo.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS