Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva amenaza: JihadJane

Colleen LaRose está acusada de intentar asesinar al caricaturista sueco que dibujó a Mahoma como un perro

A la izquierda, Colleen R. LaRose en 1997. A la derecha, fotografía sin fechar facilitada por el Grupo de Inteligencia SITE de Estados Unidos.
A la izquierda, Colleen R. LaRose en 1997. A la derecha, fotografía sin fechar facilitada por el Grupo de Inteligencia SITE de Estados Unidos. AP / EFE

Tener los ojos azules y el pelo rubio pensó que era el pasaporte perfecto para poder convertirse en una terrorista al servicio de la Guerra Santa y pasar desapercibida en su misión de viajar hasta Europa para supuestamente asesinar al caricaturista sueco que dibujó a Mahoma como un perro y a quien los radicales islámicos condenaron a muerte. Aseguran las autoridades que los casos de mujeres relacionadas con cargos terroristas en EE UU son escasos y raros pero que sin duda Colleen LaRose se encuentra dentro de esa categoría.

Residente en Filadelfia pero con fuertes lazos en el sur de Tejas, esta mujer menuda de 46 años ha sido acusada de usar Internet con el fin de reclutar a combatientes para la yihad y de ayudar a terroristas en el extranjero a planear un asesinato -el documento de la fiscalía no especifica si hubo o no tal asesinato pero contra LaRose no se han dictado cargos de homicidio-.

Encerrada y sin fianza

LaRose, que se puso a sí misma el nombre de guerra de JihadJane, fue detenida en Filadelfia el pasado mes de octubre y desde entonces está encerrada sin posibilidad de salir bajo fianza, aunque es ahora cuando se han hecho públicos los cargos y se ha conocido el caso. Fuentes cercanas a la investigación aseguran que el sumario contra LaRose está relacionado con las siete detenciones de musulmanes irlandeses efectuadas esta semana en relación con el compló para asesinar al dibujante sueco Lars Vilks.

Los documentos de la fiscalía dicen que a mediados de 2008 LaRose comenzó a expresar en YouTube y en otras partes de la web su "desesperación" por hacer algo para ayudar a mitigar el sufrimiento de los musulmanes. En su perfil de MySpace, una mujer que se hace llamar JihadJane muestra imágenes del sangriento conflicto en Oriente Próximo y escribe mensajes como "Palestina, estamos contigo"; o "Simpatía con Gaza". A principios de 2009, LaRose ya se intercambiaba correos electrónicos con supuestos terroristas en Europa y el sureste de Asia y expresaba su profundo deseo de convertirse en una mártir del islam.

Con su pasaporte estadounidense y su imagen de mujer blanca, rubia y de ojos azules que no despertaría sospechas por su perfil racial en los controles de fronteras, LaRose -también apodada Fatima LaRose- es la peor de las pesadillas para los expertos del FBI y las autoridades del espionaje que se ocupan de la identificación de posibles terroristas. Según Michael Levy, fiscal de Pensilvania, el caso de LaRose es la prueba de que los islamistas radicales buscan reclutar norteamericanos. "Se acabó sospechar de alguien por su apariencia".

Casada en al menos dos ocasiones, LaRose se convirtió al islam y se trasladó a vivir a Europa el pasado verano, llevándose consigo el pasaporte de su novio norteamericano con la intención última de dárselo a uno de "los hermanos" yihadistas. En los escritos de la fiscalía se lee que JihadJane tenía como plan "vivir y entrenarse con combatientes islámicos y encontrar y asesinar" al artista sueco antes citado. Para entonces, los movimientos de LaRose ya habían atraído la atención del FBI, que fue detenida en otoño cuando regresaba de Suecia bajo los cargos de haber sustraído un pasaporte norteamericano.