Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irak cierra las urnas tras una jornada electoral con numerosos atentados

Al menos 37 personas han muerto y un centenar han resultado heridas.- La mayoría de ataques se han registrado en Bagdad, donde no se ha interumpido la afluencia de votantes

Irak ha cerrado ya sus colegios electorales en una jornada electoral marcada por los numerosos atentados, pese a que la votación se ha celebrado en medio de fuertes medidas de seguridad. El Ministerio de Interior ha informado de la muerte de al menos 38 personas en los diversos ataques, que se han registrado mayoritariamente en Bagdad.

El cierre de urnas, a las 17.00 hora local (las 15.00, hora peninsular española), ha puesto fin a la segunda votación que vive el país tras el derrocamiento de Sadam Husein. En torno a 19 millones de personas estaban llamadas a votar a una de las 6.200 candidaturas que pugnan por ocupar los 325 escaños del parlamento iraquí.

El comienzo de la jornada de votación ha estado marcado por la serie de atentados que han tenido lugar en distintos puntos del país y especialmente en su capital. El más sangriento ha tenido lugar en el distrito de Ur, en el este de Bagdad, donde dos granadas de mortero que cayeron sobre dos edificios han matado a 25 personas y han herido a otras 20, según el Ministerio del Interior iraquí.

Al menos otras doce personas han muerto como consecuencia de tres ataques más en distintos puntos de la capital, cuyo tráfico ha estado restringido hasta el mediodía a causa de los incidentes. Estos tres atentados, junto con otros que no han tenido consecuencias mortales, han causado al menos 54 heridos de diversa consideración, ha informado Interior.

Fuera de la capital, una persona ha muerto y once han resultado heridas en dos ataques con morteros registrados en la localidad de Mahmudiya, 30 kilómetros al sur de Bagdad. Además, dos hombres armados han muerto en la provincia de Diyala al estallar el explosivo que intentaban colocar en una carretera de la región de Yabara, a unos 115 kilómetros al norte de Baquba, la capital de la provincia.

En la localidad de Faluya, 50 kilómetros al oeste de la capital y en la provincia de Anbar, dos artefactos explosivos han causado heridas a cuatro civiles y a dos policías, según han informado fuentes policiales; y en Mosul, capital de Nínive, han resultado heridos el diputado provincial Qasi al Shobaki y dos de sus guardaespaldas por los disparos de una patrulla conjunta de peshmerga kurdos y soldados iraquíes, bajo supervisión de tropas estadounidenses. Fuentes policiales han atribuido los disparos a un malentendido.

Jornada de voto

El Gobierno iraquí había organizado un dispositivo de seguridad especial para evitar que se repitieran los sangrientos atentados registrados en los pasados meses de agosto y octubre, que causaron cerca de 300 muertos. En esos casos, fueron coches-bomba o camiones-bomba, que lograron burlar los numerosos controles policiales de la capital, los que trasladaban los explosivos, mientras que hoy los ataques se han limitado a artefactos medianos o granadas de mortero.

Pese a los numerosos atentados y las restricciones de circulación, la afluencia de votantes a las urnas no se ha visto interrumpida en Bagdad, donde ha emitido su voto a primera hora el primer ministro, Nuri al Maliki. El actual jefe del ejecutivo, y aspirante a la reelección, ha mostrado su convencimiento de que estos ataques no afectarían a la concurrencia electoral.

El país ha visto el despliegue de unos 100.000 observadores locales y más de 1.400 internacionales, según datos de la Comisión Electoral. Todos los líderes políticos y los ciudadanos de a pie coinciden en que en estos comicios Irak se juega la posibilidad de consolidar un sistema democrático, cuyas bases fueron sentadas a raíz de las elecciones constituyentes de enero del 2005.

Ayer, el representante de la ONU en Irak, Ad Melkert, calificó como "decisivo" el momento que vive el país con motivo de estas elecciones porque le permitirán elegir "su propio destino". "Creo que, de hecho, es el momento más decisivo desde 2003, cuando se produjo la invasión que dio la vuelta al país", afirmó Melkert, que encabeza una misión que ha prestado un gran apoyo a la Comisión Electoral para la celebración de estas elecciones.

Las más de 6.000 candidaturas presentadas representan a una amplia gama de alianzas y grupos políticos, aunque las preferencias están centradas en tres coaliciones. El primer ministro, Al Maliki, que ocupa el cargo desde el 2006, figura como uno de los favoritos, al frente de su coalición, el Estado de Derecho; pero el desgaste del poder, la corrupción y la pérdida de aliados políticos merman sus posibilidades.

Frente a él se alza, por una parte, la Alianza Nacional Iraquí, integrada, entre otros, por el principal grupo político chií y seguidores del clérigo radical chií Múqtada al Sáder. También tiene grandes posibilidades una opción secular, la alianza Al Iraqiya (La Iraquí), encabezada por el ex primer ministro chií Ayad Alawi y el político suní Saleh al Mutlaq.

Barack Obama felicita a los votantes iraquíes

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha elogiado el "coraje" de los iraquíes que "desafían las amenazas para ampliar su democracia" y han votado en los comicios de hoy en Irak. "Mis felicitaciones al pueblo iraquí", ha manifestado Obama en un comunicado distribuido por la Casa Blanca. Los estadounidenses, añade el comunicado, "expresan su dolor por la perdida de vida y rinden honor a la persistencia de los iraquíes". "Tengo un respeto inmenso por los millones que no se han amedrentado por los actos de violencia y ejercieron hoy su derecho a voto".

Reino Unido, en boca de su ministro de Exteriores David Miliband, ha condenado los atentados terroristas de hoy y ha subrayado "el significativo progreso democrático" del país. Aunque aún es pronto para conocer si el proceso electoral se desarrolló de forma justa y libre, Miliband apuntó que los primeros informes son "alentadores". "La determinación para votar ha sido significativa, pero la violencia y la pérdida de vidas muestran el alcance del desafío al que se enfrentan los iraquíes"

Más información