Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La venta de armas a Taiwan tensa las relaciones entre China y EE UU

Washington ha aprobado el suministro por parte de la compañía Lockheed Martin de un número indeterminado de misiles Patriot

El Gobierno chino ha reaccionado hoy con ira y ha criticado duramente la venta de armas a Taiwan anunciada el miércoles pasado por el Departamento de Defensa estadounidense. Washington ha aprobado el suministro por parte de la compañía Lockheed Martin de un número indeterminado de misiles Patriot, para enojo de Pekín, que considera la isla parte irrenunciable de su territorio y ha amenazado en el pasado con recuperarla por la fuerza.

"Nos oponemos tajantemente a la venta de armas por parte de Estados Unidos a Taiwan, y esta posición es clara y constante. Hemos trasladado nuestras serias protestas a la parte estadounidense, y hemos urgido a que reconozca el grave daño causado", ha dicho Jiang Yu, portavoz de Exteriores.

Los Patriot, capaces de interceptar los misiles de corto y medio alcance chinos, forman parte de un contrato global de venta de armas a Taipei, valorado en 6.500 millones de dólares, que fue notificado por el Pentágono estadounidense al Congreso en octubre de 2008. El paquete incluye 330 Patriot (PAC-3) -uno de los misiles más avanzados de su clase-, cifrados en 3.100 millones de dólares. El contrato aprobado esta semana asciende a 968,7 millones de dólares, pero integra también pedidos con destino a Emiratos Árabes Unidos y al propio Ejército norteamericano.

Taipei pretende con los nuevos equipos reforzar sus defensas y hacer frente a los entre 1.000 y 1.500 misiles que, según estima, China tiene apuntando a su territorio. Un despliegue de artillería que ha continuado creciendo en los últimos años a pesar de que las relaciones entre Pekín y Taipei han mejorado sensiblemente desde que Ma Ying-jeou, del partido nacionalista (KMT), ganó las elecciones presidenciales en marzo de 2008 y puso fin a ocho años de dominio del PDP (Partido Democrático Progresista) marcados frecuentemente por las tensiones con Pekín Según un informe oficial estadounidense hecho público en marzo pasado, el número de misiles de corto alcance chinos instalados frente a las costas de Taiwan ha pasado de 790 en 2005 a 1.150 en septiembre de 2008.

El contrato global de suministro de armamento estadounidense abarca desde los Patriot a helicópteros Black Hawk, un estudio de diseño inicial de submarinos diesel, y sofisticados sistemas de mando y control.

La venta periódica de armas a Taipei es uno de los principales puntos de fricción en las relaciones entre Washington y Pekín, y fueron la causa de la interrupción durante 18 meses del diálogo militar entre los dos países, que fue reiniciado en junio del año pasado. Estados Unidos basculó el reconocimiento diplomático de Taiwan a China en 1979, pero sigue siendo su principal aliado y está obligado a ayudar a la isla a defenderse bajo la llamada Acta de Relaciones con Taiwan, aprobada aquel mismo año. El tratado es considerado por Pekín como una intromisión en sus asuntos internos. De ahí, que Jiang, la portavoz de Exteriores, urgiera a Washington a que "deje de vender armas a Taiwan para no dañar la cooperación entre China y Estados Unidos".

El vicealmirante chino Yang Yi fue más allá y evocó la posibilidad de un veto. "Cuando se trata del desarrollo de unas relaciones chino estadounidenses estables y saludables, no puedes simplemente retenerte y ser conciliador. Y, en especial, cuando se trata de una cuestión de principios, nunca debes hacer concesiones a ciegas", dijo, según la agencia China News. Yang aseguró que algunas compañías que venden armamento a Taiwan también quieren suministrar aviones y otros equipos a China, y advirtió: "¿Por qué no tomamos contramedidas defensivas con ellas? ¿Aparte de protestar al Gobierno estadounidense y dar los pasos necesarios, por qué no aplicamos sanciones a estos creadores de problemas?"

Pekín reclama la soberanía sobre Taiwan desde 1949, cuando los nacionalistas de Chiang Kai-shek se refugiaron en la isla tras perder la guerra civil contra los comunistas de Mao Zedong. Taiwan funciona como un país independiente de facto, aunque no está reconocido diplomáticamente más que por una veintena de pequeñas naciones.